Dos policías y un militar fueron asesinados la noche del sábado 6 de octubre en Río de Janeiro en hechos aislados, pese a los refuerzos que este estado brasileño recibió para garantizar la seguridad durante las elecciones presidenciales, legislativas y regionales de este domingo 7 de octubre en Brasil, según fuentes oficiales.

Los dos agentes de la Policía Militarizada y el cabo de la Marina de Guerra fueron tiroteados al parecer por delincuentes comunes y en hechos sin relación con las elecciones.

El hecho más grave se registró en un bar en la zona portuaria de Río de Janeiro, en el centro de la ciudad, en donde un policía y el militar departían vestidos de civil y, al parecer, fueron reconocidos por delincuentes que actúan en la región.

El agente de policía, Marçal Tales de Brito, de 30 años, y el cabo de la Marina, Anderson da Silva Gomes, fueron rendidos, retirados a la fuerza del bar y conducidos hasta un callejón vecino a una iglesia, en donde fueron ejecutados con tiros en la cabeza.

En otro caso, ocurrido en Belford Roxo, un municipio de la región metropolitana de Río, un policía fue asesinado a tiros y otro quedó herido cuando intentaron intervenir en una pelea entre vecinos. El autor de los disparos, que no fue identificado, huyó con rumbo desconocido.

Fuente: El Pitazo

Comments

Dejar una respuesta