Fotografía Archivo

El primero de julio de 2018, Wilmer Sandoval -venezolano- fue a la emblemática plaza del Zócalo en la capitalina Ciudad de México, en compañía de un amigo que había votado por AMLO. Eran alrededor de las 11:00 p.m. cuando llegaron y el joven venezolano -de profesión odontólogo- se sintió abrumado al escuchar consignas que eran familiares para él como: “El pueblo unido jamás será vencido”. No las escuchaba desde noviembre de 2017 cuando salió de su país para embarcarse a su nuevo destino.

Sandoval se quedó con su amigo a escuchar el discurso del que fue tres veces candidato a la presidencia y admitió sentirse en un escenario lleno de chavistas, sólo que en un país con otro nombre.

“Al escuchar el discurso de AMLO se me erizaba la piel porque, si bien hay cosas que espero que haga, hay otras que caen en el populismo porque pone a los pobres de primero con sus propuestas de aumentar al doble las pensiones o diciendo que su gobierno es el pueblo”, resaltó. 

Enseguida, el miedo se apoderó de él porque recordó que fue así como el chavismo llegó al Palacio de Miraflores y consolidó su gobierno, el cual está por alcanzar 20 años este 2019. Sin embargo, no le sorprendió el resultado. Ya se había mentalizado para esa realidad, además que las encuestas lo señalaban como ganador.

No fue el único que vivió este sentimiento, Eduardo Almenar, experto en el mundo de las comunicaciones y radicado en México desde hace siete meses se sintió igual. Él estuvo en varios centros de votación y vio al pueblo votar. “Muchos ni si quiera lograron ejercer su derecho”, indicó.

Durante ese contacto con el electorado, escuchó a los ciudadanos comentar que le temían a AMLO, pero que esa era la única forma de poner fin al viejo sistema político que ha divido al pueblo mexicano.

A Sandoval no le gusta López Obrador porque a su juicio, esto quiere emplear un sistema político que ha fracasado en distintos países de Latinoamérica. “Fueron esos ideales los que me empujaron a salir de Venezuela”, confesó.

No le cabe duda que el voto mexicano estuvo lleno de rabia, producto del bipartidismo del PRI y el PAN que no han cumplido las expectativas de la población. “Creo que la gente se cansó de lo mismo y solo pensaron en tener algo diferente. Si bien mucha de la gente que votó por AMLO es de clase baja, muchísimos son profesionales y de buenas posiciones económicas”. detalló.

En México, las diferencias entre clases sociales son muy marcadas y por muchos años los estratos más bajos se han sentido marginados, como ocurrió en Venezuela antes de la llegada de Chávez, especificó Almenar.

A pesar de las alarmas que se encendieron en redes sociales por parte de venezolanos en México, ambos inmigrantes tienen fe en que AMLO no sea una copia de Chávez.

“No es un golpista, es un hombre con años de experiencia en la política y tiene un gabinete preparado que no guarda relación con el mundo militar”. Ambos coincidieron en el comentario y en la decisión de permanecer en la denominada tierra del sol amado porque aún México es un país establee que está próximo a vivir un cambio de 360 grados en su política nacional.

Fuente: El Estimulo

Comments

Dejar una respuesta