Podría decirse que desde siempre fue un aventurero, amante del mar y de los animales que habitan el planeta. Es por eso que unos pocos sorprendieron a un Pastor José enrolado en un barco por las aguas de Australia y África, luchando por la preservación de las especies marinas.
Y es que Pastor José Alvarez, hoy con 43 años, siempre estuvo conectado con el medio que le rodeaba, tomando en cuenta los riesgos que había tomado y sin mirar atrás.
De niño era asiduo a un hospital veterinario propiedad de un familiar, y las olas, esas olas que surfeaba con gran destreza. ¿Después de haber sido aficionado a las motos y qué disciplina? Pues, sin dudas, el motocross.
Tras graduarse en 2002 en Economía en la Universidad Santa María, comenzó a formalizar su vida, alternando su trabajo, Bien con el surf, el rock y las fangosas y trabadas pistas de motocross local.
Pero no estaba satisfecho, le faltaba algo a su vida, ese es el motivo para hacerla plena y en ese momento el destino se movió sus hilos, le dio una vuelta total a una rutina que por momentos le atosigaba.
A las 12; 30 de la madrugada de un día de julio de 2011 recibió una llamada desde Estados Unidos, donde le informamos que a través de la red social Linkedin estudió su currículum y que, si aceptó, una empresa en Australia estaba dispuesta a hacer sus servicios.
“¿Australia? Es como lejos de todo, pero luego de leer un poco en el país y sus costumbres, aceptó el reto y el 25 de octubre de 2011 estaba en Australia, trabajando en la empresa Accenture”, recuerda Álvarez.
Una de las cosas que le sirvió para tomar la decisión en la era de Melbourne catalogó la capital musical del mundo y, en este sentido -confiesa Alvarez-, no puede disfrutar de otra de sus pasiones como es el rock.
Leer más en:  EU 
Comments

Dejar una respuesta