El secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, y el resto de los cancilleres europeos aprobaron un régimen de sanciones contra Venezuela durante su reunión de este lunes en Bruselas.

El Reino Unido y sus aliados, incluyendo Alemania, Francia, Italia, España y los Países Bajos, tomaron una acción decisiva para encontrar una solución a la creciente crisis política y humanitaria en Venezuela.

El régimen de sanciones, que incluye prohibiciones de viaje, congelación de activos y un embargo de armas, se enfoca en aquellos miembros del régimen que tienen una mayor responsabilidad por la crisis y el sufrimiento del pueblo venezolano.

“Las sanciones no son un fin en sí mismas, pero son una paso vital para poder aumentar la presión sobre los responsables de la crisis. La comunidad internacional se está uniendo en su respuesta, por lo que espero que esta unidad pueda servir para incentivar al gobierno venezolano a comenzar de nuevo negociaciones creíbles con la oposición”, expresó Johnson.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) reiteran que la UE no puede reconocer y no reconocerá la asamblea nacional constituyente debido a su falta de legitimidad y representatividad, mientras continúa socavando las instituciones democráticas e independientes existentes.

El Reino Unido, una fuerza global para proyectar el valor de los derechos humanos en el mundo, ha sido un defensor constante de los derechos humanos en Venezuela. Hasta que la legitimidad democrática no sea restaurada con elecciones libres y justas, y los derechos básicos a la salud y la alimentación sean respetados, el Reino Unido no dudará en continuar apoyando este régimen de sanciones.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta