La foto de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, estrechando la mano del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, es por lo menos un suceso inesperado.

Y no solo porque “el imperio” es para el chavismo -según dicen sus voceros cada día, en cada alocución- el culpable de la escasez, la inseguridad y los cortes de luz que ocurren en Venezuela.
Sino también porque en el mismo día martes, en la misma Asamblea General de la Organización de Estados Americanos en República Dominicana, Rodríguez dijo cosas como que “(EE.UU.) pretende una intervención militar en Venezuela”.

El encuentro marca un giro en unas relaciones bilaterales que no cuentan con embajadores desde 2008.
“Le propongo al secretario John Kerry; vamos a designar embajadores, yo estoy listo para designar embajador en Washington nuevamente, estoy listo para regularizar relaciones”, dijo el presidente venezolano, Nicolás Maduro, horas después de la foto.

Que el encuentro y las declaraciones se traduzcan en hechos reales está por verse, pero solo con que haya diálogo entre Venezuela y EEUU varios de los aspectos que componen la intricada crisis venezolana se pueden alterar, sea para bien o para mal.

Lee el artículo completo en BBC MUNDO

Comments

Dejar una respuesta