El ministro de Defensa de Rusia, Sergéi Shoigu, negó que su país se esté preparando militarmente para el estallido de una nueva Guerra Fría, como aseguran en Occidente.

“Las actividades planificadas de nuestra preparación operativa y combativa son presentadas como señales amenazantes para nuestros países vecinos. Se alientan ideas sobre una amenaza militar, una nueva Guerra Fría, una nueva carrera armamentista”, indicó Shoigu.

“Nuestras Fuerzas Armadas deben garantizar la seguridad del país. Últimamente escuchamos muchas acusaciones de nuestros socios occidentales, preocupados por el creciente nivel de preparación y capacidad militar de nuestras Fuerzas Armadas. Son condiciones necesarias para garantizar la disposición de combate del ejército de cualquier país”, señaló.

Insistió en que las numerosas maniobras militares organizadas en los últimos meses por las Fuerzas Armadas rusas no son señales contra nadie y menos aún amenazas.

Rusia volvió con su Armada al Mediterráneo tras 20 años de ausencia, desde 2015 tiene un intervención aérea y marítima en Siria, ratificó un acuerdo para el emplazamiento por tiempo indefinido de sus aviones en el aeródromo de Jmeimim, en Latakia, y anunció que convertirá en base naval el puerto de mantenimiento de Tartus.

Además, han desplegado misiles Iskander en el enclave báltico de Kaliningrado, limítrofe con Polonia y Lituania, países miembros de la OTAN, y salieron del tratado de reutilización del plutonio militar, parte del programa de desarme estratégico que pretende convertir en irreversible el fin de la Guerra Fría.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró en Moscú que es muy difícil dialogar con el gobierno de Estados Unidos porque intenta dictar sus condiciones a otros países. Sin embargo, dijo estar dispuesto a forjar relaciones amistosas con una potencia y economía tan grande.

A su vez, el canciller de esa nación, Sergei Lavrov, considera ridículo que Washington acuse a Moscú de realizar ataques cibernéticos para interferir en las elecciones presidenciales. “Es halagador recibir este tipo de atención para un poder regional, como nos llamó hace tiempo el presidente Barack Obama, pero no tiene ningún hecho que lo sustente”.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta