BOL01. LA PAZ (BOLIVIA), 28/08/2013.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, habla durante una rueda de prensa hoy, miércoles 28 de agosto de 2013, en La Paz (Bolivia), en la que pidió a Brasil "devolver" al senador opositor Roger Pinto a la Justicia boliviana para contribuir a la lucha contra la corrupción. Pinto huyó al país vecino el viernes pasado desde la Embajada de Brasil en La Paz con la ayuda del diplomático Eduardo Saboia y soldados de ese país, en dos automóviles oficiales de la legación. EFE/Martin Alipaz

El presidente de Bolivia, Evo Morales, saludó este miércoles el triunfo del republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales en EEUU y expresó su deseo de trabajar juntos contra el racismo, el machismo y las políticas antiinmigrantes.

“Saludar triunfo de @realDonaldTrump. Esperamos trabajar contra el racismo, machismo, la antiinmigración, por la soberanía de nuestros pueblos”, escribió Morales en su cuenta en Twitter.

Mientras que para el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, el triunfo del magnate es “un golpe a la globalización” y un “momento de inflexión” en la vida de EEUU y en la geopolítica planetaria.

“Es un retroceso de los procesos de globalización y es un tipo de revolución pasiva, de un tipo de transformación dirigida desde arriba para restaurar viejas relaciones”, sostuvo la autoridad en una rueda de prensa en La Paz.

Según García, el malestar ciudadano en varios lugares del mundo en algunos casos ha sido canalizado por la izquierda, lo que dio lugar a revoluciones encabezadas por movimientos sociales.

Pero en otros casos, como en Europa y EEUU, donde la izquierda no ha podido actuar, ese malestar social generado por la globalización está siendo canalizado “desde la derecha, desde el lado más conservador”, lo que, insistió es una “revolución pasiva”.

“Es una transformación, un cambio drástico, quizás el más drástico que se está dando a nivel de la política estadounidense en las últimas décadas, porque una persona que no proviene de la elite, de este establishment (grupo de poder) financiero, político, militar, está en el gobierno”, agregó García.

Bolivia y Estados Unidos no tienen relaciones a nivel de embajadores desde septiembre de 2008, cuando Morales expulsó al entonces representante, Philip Goldberg, al que acusó de estar supuestamente implicado en un acto de conspiración, algo que Washington ha negado siempre.

Desde entonces ambos países han intentado en varias ocasiones normalizar sus relaciones con la designación de embajadores e incluso Morales tuvo un encuentro con el encargado de Negocios de EEUU en La Paz, Peter Brennan, con ese propósito en 2015.

El martes en la noche, antes de que se conocieran los resultados de las elecciones, Brennan ratificó en declaraciones a Efe su deseo de continuar tendiendo puentes en la relación con Bolivia, al margen de quien resulte ganador en los comicios.

Comments

Dejar una respuesta