Los 34 miembros que integran la Organización de Estados Americanos discutirán hoy, entre cancilleres, los pasos a seguir para solventar la crisis política, económica, social, humanitaria de Venezuela. En esta cita, al contrario de los encuentros ordinarios con los embajadores en las sesiones de la OEA, las propuestas de los ministros tienen mucha más autonomía y los tiempos de consulta son más rápidos, ya que dependen de una llamada a sus jefes de Estado.

“Esta reunión fortalece al organismo. En ella se buscará hacer propuestas no para sancionar a Venezuela ni para promover violencia ni trauma como voces oficiales pretenden hacer ver. Todo lo contrario, se posiciona y fortalece el foro de diálogo, concertación y convivencia”, afirmó Félix Arellano, profesor de la Universidad Central de Venezuela

La internacionalista Elsa Cardozo aseguró que ya a convocatoria y participación de cancilleres es un logro para la organización que busca la solución para la extrema emergencia de Venezuela.

En esta reunión de consulta se presentarán dos proyectos para una declaración: el de Antigua y Barbuda, y el elaborado por Canadá, Estados Unidos, México, Panamá y Perú. Ambas propuestas plantean la necesidad de no convocar la asamblea nacional constituyente en los términos que presentó el presidente Nicolás Maduro y piden que se cumplan los compromisos contraídos en la fallida mesa de diálogo de 2016: se respeten las competencias de la Asamblea Nacional, se establezca un canal humanitario, se liberen a los presos políticos y haga un cronograma electoral.

La diferencia más marcada es el papel del secretario general de la OEA, Luis Almagro, al que Antigua y Barbuda pide no tener posición a menos que el mismo Consejo Permanente así lo indique, mientras que en el segundo proyecto no se hace mención a una postura de Almagro.

Ambos analistas resaltaron que el debate entre los cancilleres desarticula el discurso del Ejecutivo, que insiste en el carácter sancionatorio de la OEA.

“Hay mensajes y estrategias que pueden reforzar lo que se trabaja sobre el tema venezolano. En cuanto al mensaje es el rechazo a la farsa de la constituyente, como vimos en las dos declaraciones. La comunidad hemisférica no ve solución en la asamblea nacional constituyente. En cuanto a las estrategias puede hablarse de crear un grupo de contactos o de amigos”, dijo Cardozo.

La analista señaló que el tema es complejo porque el gobierno se ha negado, mediante discursos y descalificativos, a que los países actúen. “Esto parece irreal y complicado para el venezolano de a pie, porque las señas que emite el gobierno es que no tiene que negociar con nadie, pero a la vez el Ejecutivo luce cada vez menos como un bloque monolítico, hay grietas, y esa es la habilidad de la diplomacia: trabajar con esas grietas para buscar caminos para una negociación”.

Arellano señaló que si la decisión se adopta por consenso y con el apoyo del Caribe representará un golpe muy duro en lo político para el gobierno. “Seguramente lo pondrá más soberbio e irracional, pero con eso no gana nada. En un texto de consenso sale un grupo equilibrado de amigos que ayude a construir propuestas. También podría no haber declaración sino dejar el tema abierto y reunirse constantemente para lograr la democracia”.

Divididos. Sadio Garavini, quien fue embajador de Venezuela ante Guyana, indicó que los países del Caribe van divididos a la reunión de consulta de cancilleres. “Venezuela, durante todos estos años, se ocupó de las pequeñas islitas con voto a través de Petrocaribe. Con muy poco dinero, relativamente, se hizo una influencia muy grande en San Vicente y Las Granadinas, Grenada y Dominica”.

Los votos de los grandes del Caribe –Barbados, Jamaica, Guyana y Trinidad– son los que ha perdido el gobierno, bien porque votan en contra o se abstienen de acuerdo con los intereses.

Dijo que muchos de los países del Caribe han dado un giro respecto a Venezuela, pero aún, a pesar de la severa represión y asesinatos de manifestantes algunos todavía tienen reticencias sobre si dejar de apoyar al gobierno de Nicolás Maduro.

El experto explicó: “El secretario general Luis Almagro es un hombre de principios, pero su poca capacidad diplomática ha jugado en contra de una posible posición común a los miembros de la OEA. Para muchos países del Caribe no es comprensible que tenga una posición tan marcada y el enfrentamiento directo no lo ayuda. Esto ha aminorado la posibilidad de que el organismo tenga un papel mediador”.

Antesala al encuentro

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, o su representante, participará con voz pero sin voto en la reunión de consulta.

Se acreditaron 22 delegaciones, de las cuales 18 indicaron que las representará su canciller. 15 de esos 18 cancilleres serán los de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y San Vicente, y las Granadinas.

El canciller de México, Luis Videgaray, ofreció mediar en un eventual proceso de acuerdo político.

Cualquier decisión que se tome en la reunión deberá contar con dos tercios de los países representados en el encuentro, que si son 33, como se espera, serían 22 votos a favor. Si Venezuela acude a la reunión serían 23 sufragios.

Venezuela solicitó su salida de la OEA el 28 de abril por la convocatoria de este encuentro, pero no será efectiva hasta 2019.

De la reunión podría emanar una declaración o quedar abierta para seguir discutiendo el tema.

El gobierno de Estados Unidos será representado por el subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, quien tiene experiencia en casos de mediación con Venezuela.

La OEA tiene 35 miembros, pero Cuba se niega a participar en el organismo, pese a que su suspensión de 1962, efectuada luego de la revolución de Fidel Castro, se levantó en 2009.

Diez naciones no apoyarían una declaración contra el gobierno de Nicolás Maduro, ya que en contra de convocar la reunión de hoy votaron: Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Ecuador, Haití, Nicaragua, Venezuela, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, y Surinam.

El Dato

Los países del “Grupo de los 14”, que iniciaron el proceso de discusión sobre Venezuela y una eventual negociación, podrían ser los mismos del Caribe que se abstuvieron sobre la convocatoria de la reunión –Belice, El Salvador, República Dominicana, Trinidad y Tobago- y Granada, que se ausentó en las últimas reuniones sobre la crisis que hay en el país.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta