Estados Unidos, México y Canadá firmaron este jueves en Buenos Aires el acuerdo comercial conocido como T-MEC, que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), y que aún debe ser ratificado por los Congresos de los tres países norteamericanos para entrar en vigor.

La firma se produjo después de que los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dieran sendos discursos y rubricaran un documento simbólico en el que instruían a sus ministros a suscribir el pacto comercial.

El acto se produjo en el último día en el poder de Peña Nieto, cuyo sucesor, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, se sumó a la renegociación del pacto en su recta final y apoyó el acuerdo comercial resultante.

Trump insistió en renegociar el Tlcan, en vigor desde 1994 y que engloba un billón de dólares anuales en intercambios, por considerarlo un “desastre”, y ha presentado el nuevo pacto como un enorme triunfo de su postura proteccionista en materia comercial.

Aunque México y Canadá habían exigido como requisito para firmar el pacto que se les eximiera de los aranceles 25% a las importaciones de acero y  10% a las de aluminio impuestos por Estados Unidos, finalmente se plegaron a rubricarlo sin haberlo logrado.

Jesús Seade, el jefe negociador del gabinete de López Obrador, dijo hoy  tras la firma del pacto que espera que “este año”, antes de que comience 2019, se llegue a un acuerdo para que Estados Unidos levante esos aranceles.

Entre los cambios más importantes del T-MEC, conocido en inglés como USMCA, figura la norma de que al menos  75% de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en Norteamérica, frente al 62,5 que establecía el Tlcan.

Leer más en El Nacional

Comments

Dejar una respuesta