Con la firma ayer del acuerdo de paz entre entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, se concretó el fin de las hostilidades en el país vecino tras 52 años de conflicto interno que causó 220.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

A las 6:31 pm, hora Venezuela, fue firmado el pacto de 297 páginas que puso fin al último conflicto armado en América. El acuerdo lo suscribieron Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alías Timochenko, con un “balígrafo” (bolígrafo hecho con balas) en la turística ciudad de Cartagena de India donde se citaron 2.500 personas de blanco según el protocolo, entre ellas 250 víctimas.

El pacto, alcanzado el 24 de agosto después de casi cuatro años de negociaciones en Cuba, será sometido a un plebiscito el domingo próximo, cuando los colombianos ratificarán o no el acuerdo.

Ceremonia. La ciudad amurallada se vistió de gala para la ocasión. Fue adornada con palomas de la paz con una cinta amarilla, azul y roja, los colores de la bandera colombiana. Al acto asistieron 15 jefes de Estado, entre ellos el cubano Raúl Castro, anfitrión de las conversaciones auspiciadas también por Noruega, Venezuela y Chile; el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry; el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; el rey emérito de España, Juan Carlos, y numerosos representantes de organismos internacionales.

Tras un minuto de silencio en honor de las víctimas del conflicto, las mujeres alabaoras de Bojayá le cantaron a la paz y seguidamente tomó la palabra el secretario general de la ONU, quien dijo que el acuerdo no solo promete el fin del conflicto “sino que crea las condiciones para una paz duradera”.

Timochenko intervino para asegurar que cumplirán con el acuerdo de paz y que esperan que el gobierno haga lo mismo. “En nombre de las FARC ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto, dijo por primera vez en la historia.

El presidente Santos –notablemente emocionado– aclaró que el acuerdo no es perfecto y que nadie ha dicho que el fin del conflicto sea el final de todos los problemas de Colombia. “Cambiar las balas por los votos; las armas por las ideas, es la decisión más valiente y más inteligente que se puede tomar”, señaló.

Expresó que la paz de Colombia es de la región y de todo el continente. “Celebra la región porque hay una guerra menos en el mundo”, destacó.

La jornada de ayer se inició con un homenaje a la fuerza pública, a la que Santos agradeció “su sacrificio y su valor”. Seguidamente se celebró una ceremonia ecuménica por la paz en la iglesia de San Pedro Claver. Esta expresión de fe se replicó en todos los centros de culto de Colombia.

Fuera de la lista. “Abogamos porque este acuerdo sea la oportunidad para una paz definitiva y con justicia social”, dijo la Federación Internacional de Derechos Humanos.

La Unión Europea decidió suspender a las FARC de su lista de grupos terroristas, medida que estará en vigor durante seis meses desde ayer.

Por el No. El ex presidente de Colombia Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático, y el ex procurador Alejandro Ordóñez, entre otras personalidades opositoras al proceso de paz, participaron en la marcha convocada por los simpatizantes del “No” al plebiscito que se realizará el 2 de octubre próximo.

“Estamos aquí para decir no a los terroristas, no a este mal acuerdo, no a esta firma final”, afirmó Uribe ante aproximadamente 2.000 personas que protestaron en el parque de los Zapatos Viejos en Cartagena contra las negociaciones entre Bogotá y las FARC.

EL DATO
El Ejército de Liberación Nacional informó que suspenderá sus acciones ofensivas entre el 30 de septiembre y el 5 de octubre para favorecer el plebiscito

baligrafo

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta