La marcha de decenas de miles de palestinos en el límite de Franja con Israel contra el traslado de la Embajada de EE UU a Jerusalén se ha cobrado la vida de al menos 52 manifestantes y ha causado más de un millar de heridos por disparos de los soldados, según informan fuentes sanitarias del enclave costero. El balance de víctimas en una sola jornada no tiene precedentes desde la guerra de 2014 en Gaza.

Un portavoz castrense israelí aseguró que, pese a las advertencias lanzadas por el Ejército, cerca de 40.000 palestinos participaron en los disturbios en más de una docena de puntos de la valla de separación con el lanzamiento de bombas incendiarias y explosivos. La frontera ha sido declarada zona militar cerrada.

La decisión de Trump de reconocer esta ciudad como capital del Estado judío ya generó protestas en diciembre, cuando se anunció el traslado de la embajada.

Los manifestantes usaron piedras y artefactos inflamables contra las fuerzas israelíes, que respondieron con francotiradores y gases lacrimógenos lanzados desde drones.

AFP PHOTO / MOHAMMED ABED

Las protestas de este lunes forman parte de la llamada “Gran Marcha de Retorno”convocada durante seis semanas por Hamas, la organización islamista que gobierna Gaza.

Israel dijo que el objetivo de las protestas era romper la frontera y atacar a las comunidades israelíes cercanas.

La inauguración esta semana de la embajada de EE.UU. en Israel coincide con el 70 aniversario de la creación de Israel, algo que los palestinos conmemoran con el nombre de “Nakba” o “Catástrofe”, cuando cientos de miles de ellos tuvieron que dejar sus casas.

Con información de El Comercio y BBC Mundo.

 

Comments

Dejar una respuesta