Si ayer, por una vez, Snapchat copiaba una funcionalidad de Instagram, hoy es la aplicación de fotos y vídeos propiedad de Facebook la que vuelve a imitar una herramienta de la app del fantasma.

Instagram quiere que los jóvenes se lancen a compartir más contenido a través de su sistema de mensajería

Instagram quiere potenciar el uso de su mensajería instantánea, esa que utilizan sobre todo los jóvenes como sustituto o alternativa a WhatsApp y que en diciembre anunció que convertiría en una app independiente, aunque aún no lo ha realizado.

Mientras tanto, por eso ahora lanza una nueva función que copia a Snapchat: otorga más control a los usuarios para que cuando envíen una foto o un vídeo a través de la cámara de Instagram Direct puedan decidir si quieren que los receptores la puedan ver sólo una vez, la puedan reproducir temporalmente o que quede permanente y pueda consultarse en cualquier momento a través del registro del chat.

Hasta ahora, los mensajes podían ser reproducidos de manera temporal siempre hasta que desaparezcan por completo. Con el cambio, Instagram lo que quiere es que los usuarios se animen a enviar más imágenes, sobre todo sabiendo que si sólo se pueden reproducir una vez, eso significará que el receptor tendría menos tiempo de buscar otra cámara para tomar una imagen de la misma (dado que si hace un pantallazo, se le notificaría al que la envía, a no ser que el receptor lo haga utilizando alguno de estos trucos).

Parece enrevesado, pero eso puede funcionar a la hora de enviar imágenes y vídeos de contenido sensible (recordemos que el éxito de Snapchat al principio se fundamentó precisamente en eso), mientras que para las fotos importantes además se puede seleccionar que no se eliminen y queden permanentemente en el chat.

Lea más en:

TRECE BITS

Comments

Dejar una respuesta