Aproximadamente dos meses tienen técnicos chinos y rusos en las refinerías venezolanas haciendo un avalúo de las instalaciones de Amuay, Cardón y Puerto La Cruz.

La última presencia de personal proveniente de las estatales petroleras Sinovensa y Rosneft duró 21 días, tiempo en el cual recorrieron las instalaciones del Centro Refinador Paraguaná (CRP) para constatar los daños y hacer las recomendaciones respectivas para las reparaciones.

Trabajadores petroleros han señalado que Petróleos de Venezuela se encuentra negociando un acuerdo con ambos países, con el cual se prevé la refacción de las refinerías por parte de estas empresas internacionales. Denuncian que hasta la fecha, la directiva de Pdvsa no ha emitido una información oficial sobre los términos de las negociaciones, los cuales temen sean pagados con petróleo a futuro.

El secretario general de la Federación Única de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), José Bodas, indicó que “un grupo de técnicos rusos y chinos ha estado en las refinerías de Amuay y Cardón haciendo un avalúo, y la última vez permanecieron unos 21 días en recorridos por todas las plantas”.

Esta información fue aportada igualmente por Iván Freites, secretario de trabajadores y técnicos de la Futpv, quien agregó que de acuerdo a la información que se ha filtrado en la industria, las reparaciones comprenden ya varias fases: En Cardón, la planta catalítica y de alquilación, la destiladora y los muelles y la planta de hidrodesulfuradora; mientras que en Amuay, la planta de coque y los muelles, la planta de alquilación y la destiladora.

“Hace dos meses Rosneft realizó un avalúo de la refinería Amuay. El acuerdo es realizar una serie de reparaciones a las refinerías de Amuay y Cardón por parte de Rusia y China, cuyo pago será con petróleo. Por lo que vemos estos países no son socialistas con sus amigos”, apuntó Freites.

Bodas -por su parte- destacó que ya el representante de los trabajadores petroleros en la directiva de Pdvsa, Wills Rangel, admitió que tanto Rusia como China se encargarán de las mejoras en las plantas. Negó, sin embargo, que el gobierno de Nicolás Maduro se encuentre en conversaciones con estos dos países para alquilar las refinerías.

“Es importante saber cómo se cancelarán estos convenios, si con petróleo a futuro, bajo algún tipo de concesión o con recursos. Si se entrega petróleo y gasolina a estos países, habrá menos disponibilidad para exportar y para el consumo interno”, recalcó Bodas.

Freites afirmó que Pdvsa no puede asumir los costos de las reparaciones. “Estamos de acuerdo con que vengan capitales foráneos y una mayor inversión nacional en la industria petrolera, pero siempre dentro del marco legal. Se debe hacer una licitación y los acuerdos deben ser aprobados por la Asamblea Nacional, por lo que deben ser sancionados los funcionarios que han llevado a cabo estos acuerdos”.

Varias plantas de las refinerías en el país enfrentan dificultades para refinar crudo y procesar gasolina y diésel, por lo que Pdvsa ha tenido que importar 200.000 barriles diarios de gasolina y de entre 70.000 a 100.000 barriles diarios de crudo liviano para mejorar el pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco, apuntó Bodas.

“Las refinerías están destruidas debido a la falta de mantenimiento del CRP (Amuay, Punta Cardón y El Palito) y Puerto La Cruz. Los propios trabajadores de la industria, así como los técnicos realizaron un informe sobre las reparaciones que deben ejecutarse”, dijo el representante sindical.

Considera Bodas que el gobierno está conviniendo una serie de acuerdos que lesionan el patrimonio del país, debido a la falta de liquidez tanto de Pdvsa y del gobierno, así como el alto endeudamiento y la caída de las reservas internacionales.

“Las refinerías son 100% de Venezuela, no son empresas mixtas. El gobierno está ofreciendo los activos más importantes del país para conseguir dinero, como pasó con Citgo y el Arco Minero del Orinoco. Es por ello que es prioritario que los términos de estos nuevos acuerdos con China y Rusia sean informados no sólo a los trabajadores petroleros sino a todo el país”, indicó.

Por otra parte, Iván Freites alertó de la exigencia de China de que 80% de su personal a trabajar en las reparaciones sea de nacionalidad asiática, lo que viola la normativa laboral venezolana.

Los representantes del sindicato de Pdvsa recordaron que en otros convenios con el gobierno venezolano, la contratación de obreros chinos ha sido la constante para la construcción de las unidades habitacionales de la Misión Vivienda Venezuela.

“Se tiene que aclarar si los chinos van a sustituir mano de obra”, recalcó Bodas.

AHIANA FIGUEROA

EL ESTIMULO

Comments

Dejar una respuesta