Apuesto que alguna vez te has visto en la incómoda situación en que un mosquito quiere picarte y zumba insistentemente. Aunque tratas de espantarlo, el insecto sigue allí revoloteando a tu alrededor una y otra vez. Lo más probable es que termines dándole un manotazo. Pero déjame decirte algo que seguramente ignorabas antes de hoy: los mosquitos saben cuando intentas matarlos ¡y se acuerdan!

Un equipo de científicos de la Universidad de Washington acaba de hacer este curioso y sorprendente hallazgo mientras se proponía entrenar a los zancudos para que no piquen a los seres humanos.

Hace rato ya que los científicos saben que los mosquitos no pican al azar, sino que muestran preferencias por unas personas sobre otras. Se ha visto, además, que buscan un tipo de presa en particular de acuerdo a la estación del año. Lo que sí no imaginaron es que estos insectos ruidosos tuvieran tan buena memoria.

Y es que, al tratar de estudiar el lugar que tiene el aprendizaje de los zancudos en sus hábitos alimenticios, los expertos descubrieron que cuando uno los golpea, el animal asocia el aroma personal de su agresor con esa experiencia negativa y la recuerda en otras ocasiones.

Al igual que el famoso «perro de Pavlov», los mosquitos pueden aprender y recordar, por lo que se les puede entrenar para evitar a los seres humanos. Puedes ver este video:

Un repelente natural para los mosquitos
Como ya sabían que el olor de los humanos es muy atractivo para los mosquitos, los investigadores entrenaron a los zancudos asociando el olor de una persona con un sacudida mecánica. Se recrearon las vibraciones y aceleraciones que pueden experimentar cuando alguien trata de matarlos.

Muy rápidamente los insectos asociaron ambas informaciones –olor de persona contra sacudida– y a partir de esto decidieron huir, mecanismo que puede ser usado como un repelente natural para los mosquitos.

Al igual que en muchos animales, el proceso de aprendizaje en los zancudos se relaciona con la dopamina. Cuando se realizó este experimento en mosquitos modificados genéticamente que no tienen receptores de dicho neurotransmisor, se confirmó que no tienen la capacidad de aprender.

Los descubrimientos de esta investigación pueden ser usados para controlar los mosquitos y las enfermedades que estos transmiten.

Según los especialistas, si se conocen los procesos por los cuales los zancudos pican a las personas y cómo el aprendizaje influye en ello, se pueden comprender mejor las bases genéticas y neuronales que están detrás de dichos comportamientos, lo que podría llevar a desarrollar herramientas efectivas para el control de estos insectos.

Se trata de una noticia alentadora para la mayoría de las personas de este planeta, pues ¿quién no ha sufrido el ataque de los mosquitos?

VIX

Comments

Dejar una respuesta