Facebook se prepara para la comparecencia de su fundador ante el Congreso de Estados Unidos tras el escándalo de la filtración masiva de datos personales de sus usuarios. “No hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se usaran de manera maliciosa (…) No tuvimos una visión lo suficientemente amplia de nuestras responsabilidades y eso fue un gran error. Fue mi error y lo siento”, dirá Mark Zuckerberg en su comparecencia, según el texto de su intervención difundido este lunes. El domingo, la red social suspendió a otra empresa de análisis de datos, llamada CubeYou. Según la cadena CNBC, esa firma estadounidense usó con fines comerciales datos de usuarios de Facebook que, como Cambridge Analytica, obtuvo mediante aplicaciones y pruebas psicológicas presentadas como con fines netamente científicos.

Además de vetar a CubeYou, con sede en Nueva York y que afirma ofrecer “información del consumidor rápida, fácil y precisa”, Facebook estudia eliminar hasta 50 otras aplicaciones vinculadas a la compañía.

Zuckerberg, quien ha reiterado su intención de seguir al frente de la empresa, también ha anunciado en su muro de Facebook la creación de “una comisión de investigación electoral independiente”, con el objetivo de hacer peticiones sobre diferentes temas para entender el calado de la gestión de datos de Cambridge Analytica y crear un método de revisión que contará con acceso a bloques de datos anonimizados para analizar.

En esta operación, la red social no tendrá derecho a revisar o dar el visto bueno sobre los resultados de las investigaciones antes de su publicación. “Estamos muy ilusionados con esta decisión por dos motivos. Primero, porque es importante crear un nuevo modelo de colaboración entre la industria y el mundo académico. Segundo, porque en los dos últimos años hemos aprendido que las mismas herramientas que ayudan a los políticos a conectar con sus electores, para debatir temas que les incumben, también se pueden usar para manipular y engañar”, ha escrito Zuckerberg, quien ha añadido que se trata de “una iniciativa para ayudar a dar una investigación independiente y creíble para entender el papel de las redes sociales en las elecciones y en las democracias de manera más general”.

El directivo se ha referido al pasado, al Brexit, a las elecciones de 2016 en Estados Unidos, a los esfuerzos en los últimos comicios en Francia, Alemania, Alabama e Italia, pero no de las próximas citas electorales en México, India o Brasil. “Nos queda mucho por hacer. No tenemos todas las respuestas, pero esto ayudará a Facebook a aprender con el análisis y consejos de expertos externos para evolucionar mejor”, ha insistido.

El escándalo de Cambridge Analytica ha llevado a la compañía a revisar todas las aplicaciones que se conectan a su Interfaz de Programación de Aplicación (API, en inglés) para evitar abusos similares. Inicialmente, se creó como una fórmula que beneficiaba a usuarios, al optar por un registro único, a desarrolladores, por tomar datos adicionales de conexiones y contactos, y a Facebook, que conocía mejor a los socios que confiaban en la compañía y la actividad de sus usuarios. Hasta que surgieron aplicaciones que tomaban más información de la necesaria y la cocinaba a placer para ofrecer publicidad segmentada con bisturí capaz de modificar conductas.

CubeYou conseguía datos a través de cuestionarios de tono lúdico desarrollados de la mano de la Universidad de Cambridge. Los test añadían una advertencia: “La información podría usarse para fines académicos sin ánimo de lucro”. Esta empresa usaba un gancho con fuerte acento social, como test de personalidad para conseguir datos y hacer un perfil psicológico del usuario. A quién te pareces era su producto estrella: un test de personalidad después empleado para empaquetar grupos de usuarios afines a determinados temas para usarlos como soporte publicitario. En la aplicación se incluía un aviso: “Desarrollado por el Centro de Psicometría de la Universidad de Cambridge, en colaboración con CubeYou”. Aleksandr Kogan, un profesor del centro contratado para estos fines, ha explicado al rotativo británico The Guardian que no le parecía nocivo: “Honestamente, pensábamos que era algo apropiado. Nos parecía que hacíamos algo normal”.

Este movimiento de la compañía se produce horas antes de que este lunes comenzara a notificar a todos los usuarios afectados por el caso Cambridge Analytica. Esta empresa británica consiguió los datos personales de más de 87 millones de usuarios de la red social y creó perfiles sobre los votantes estadounidenses que fueron utilizados para apoyar la candidatura de Donald Trump en 2016. Se calcula que hay 137.000 españoles entre los damnificados.

Zuckerberg comparecerá el martes ante las comisiones Judicial y de Comerciodel Senado estadounidense y el miércoles ante la comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes. “Mirando hacia atrás, está claro que fuimos demasiado lentos para identificar la interferencia electoral en 2016, y tenemos que hacerlo mejor en futuras elecciones”, ha añadido este lunes el directivo en su muro de Facebook.

EL PAIS

Comments

Dejar una respuesta