La Autoridad Única de Salud en Monagas, Aurora Navas, confirmó la muerte de tres menores: una joven del sector El Nazareno, de 17 años de edad; un muchacho de San Vicente, que acababa de cumplir los 16 años, y un bebé de tres años de edad que falleció el sábado en la noche, luego del consumo de yuca amarga.

El brote de intoxicación se registró en el Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar Humnt, el fin de semana pasado en la noche. Seis habitantes de la invasión La Puente resultaron afectados, entre ellos cuatro niños de dos, ocho y nueve años de edad.

Este es el octavo caso colectivo de envenenamiento y suma un total de 28 personas contaminadas. La mayoría, residentes de los municipios Maturín, Sotillo y Santa Bárbara.

El Instituto Único de Salud, Insamonagas, activó una alerta sanitaria por estos casos. Especialmente porque el tubérculo fue adquirido en las adyacencias del mercado municipal Los Bloques a precios de oferta.

“En el caso de la bebé, los padres adquirieron 5 kilos de yuca por 100 bolívares”, explicó Navas.

Contraloría en mercaditos. Se informó que en Maturín la yuca amarga es objeto de mayor demanda, debido a la escasez de la yuca dulce, razón por la cual la alerta sanitaria está orientada al reforzamiento de las evaluaciones médicas y difusión informativa para descubrir a quiénes están vendiendo el alimento que está ocasionando muertes.

La Contraloría Sanitaria regional inició una investigación en los mercaditos municipales para dar con quienes comercian el producto. Aproximadamente 1.500 informales fueron censados para tener una reunión hoy, con el fin de orientarlos en materia de manipulación de alimentos.

Aurora Nava, presidente de Insamonagas, y los especialistas Aida Gamousse, epidemióloga, y Héctor Chaurán, de Controlaría Sanitaria, declararon a periodistas regionales que estos productos no cuentan con las condiciones sanitarias básicas.

Los expertos explicaron que hay dos tipos de yuca: la dulce y la amarga, que poseen glucósidos cianogénicos que al descomponerse generan compuestos tóxicos, los cuales son separados por una enzima del vegetal que dan lugar al ácido cianhídrico que se convierte en acetona y cianuro. Sin embargo, la amarga exige mayor cuidado en su manipulación y procesamiento.

Los investigadores hicieron un llamado a los consumidores “para que no se dejen engañar con productos sin control sanitario, porque las consecuencias serán irreversibles”.

Maturineses toman las calles por comida

A partir de las 9:00 am habitantes del sector La Puente, municipio Maturín del estado Monagas, trancaron la vía que conecta con comunidades del Hato El Rosillo y denunciaron corrupción en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción.

La manifestación se dio luego de recibir una bolsa contentiva de un litro de aceite, un kilo de arroz y otro de azúcar para 15 días.

“Tengo seis niños que alimentar, ¿para qué me alcanza esto? Ya no se puede ni ir a los mercados donde llegaban los alimentos regulados porque la gobernadora desvía gran parte a los CLAP y esto es lo que llega hasta nosotros”, reclamó Milagros Salazar, vecina de la zona.

La situación no es muy diferente para las 280 familias que residen en el sector, que mantenían tomadas las calles pasado el mediodía, pese a los esfuerzos de la policía.

“De aquí no nos moveremos hasta que nos expliquen dónde está el resto de los alimentos que deben contener las bolsas. Hemos soportado suficiente miseria y humillación”, espetó Taidelys Rodríguez.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta