Personal de Misión Árbol y la Compañía Nacional de Reforestación (Conare), junto a la comunidad de Terrazas del Ávila, iniciaron una agenda de trabajo por el rescate y protección del parque nacional Waraira Repano, mejor conocido como El Ávila, que el pasado 28 de enero fue afectado por un incendio que arrasó con cuatro de sus hectáreas.

Tras una inspección realizada por los entes, en la zona del parque afectada por las llamas, se procedió a demarcar el área para definir las atenciones que a futuro recibirá uno de los pulmones vegetales más importantes del país.

El coordinador de Misión Árbol en Distrito Capital, Ismael Godoy, informó que una Fiscal Nacional con competencia ambiental se encuentra investigando las causas del incendio; sin embargo, detalló que se presume que fue un choque eléctrico de una de las torres de servicio.

Para Cristina Vaamonde, presidenta de una Montaña de Gente y del Observatorio Venezolano del Ambiente, considera que este tipo de medidas deben convertirse en parte de la planificación y la política de los entes involucrados y no una acción efectista. “Necesitamos consistencia en este tipo de planes los cuales deben venir de la mano con estrategias de prevención y sobre todo educación en materia medioambiental”.

Agrega que es necesario establecer responsabilidades y ver el ambiente como un problema de todos. “El llamado desde las ONG es abandonar las políticas esporádicas y asumir como una obligatoriedad el tema de la conservación”. Indicó que las autoridades de Inparques deben retomar que se fomente el trabajo del voluntariado en las jornadas que se desarrollen en los espacios verdes y parques nacionales.

Por su parte la presidenta de la Misión Árbol, Osly Hernández, precisó que para recuperar el impacto que hubo con el incendio. “debemos unir esfuerzos con la comunidad desde la planificación y acción, pues el propósito no es venir a en su protección”.

EL UNIVERSAL

Comments

Dejar una respuesta