Fotografía Archivo

Juan Carlos  Matos, manipulaba un cilindro doméstico y una bombona de oxigeno durante la tarde del lunes.

El hombre, quien es herrero de profesión reparaba unas piezas dentro en su vivienda en Uracoa, zona sur de Monagas, pero al estallar la bombona de oxigeno, la presión le produjo quemaduras de cuarto grado en el brazo derecho, lo que ameritó su amputación.

De manera inmediata, familiares de Matos lo trasladaron hasta la emergencia del hospital Manuel Núñez Tovar, de Maturín.

Fuente: La Verdad de Monagas

Comments

Dejar una respuesta