La inflación se está llevando por delante a los venezolanos y el poder adquisitivo es cada vez menor, y esto se puede ver en el día a día y en la compra de los productos básicos -en especial los alimentos- que necesita toda familia para vivir.

Ahora el precio de una bolsa de golosinas de chocolate Ping-Pong de 150 gramos cuesta 32.500 bolívares, mientras el sueldo mínimo se ubica en Bs. 136.544 para todos los trabajadores, pensionados y jubilados. Se necesita la mitad de una quincena para comprarse una bolsita de dulces.

Estas bolitas rellenas de chocolate pasan a ser otro lujo y se alejan del bolsillo de los venezolanos que ni darse un gusto pueden. Lejos quedan esos días de comprarse una chuchería de media tarde.

VAD

Comments

Dejar una respuesta