La vida de Itzel, una joven mexicana de 15 años, se ha vuelto extremadamente complicada después de que un violador, Miguel Ángel Pérez, la abordase a plena luz del día y la violase en repetidas ocasiones mientras que los viandantes ignoraban todo lo que sucedía ante sus ojos.

Los hechos han ocurrido cerca de la estación de metro Taxqueña, al sur de la Ciudad de México. Allí, llegó la joven para retornar a su casa cuando, inesperadamente, un hombre la abordó violentamente por la calle y la retuvo en una calle aledaña poco transitada.

“El agresor murió en el forcejeo”

Sin embargo, por la vía circulaban algunos transeúntes que pudieron comprobar cómo Miguel Ángel posaba su cuchillo sobre su cuello para que ella cediese a todas sus reclamaciones. Ninguna de las personas consideró necesario llamar a los Servicios de Emergencias. Completamente atemorizada y, repetimos, en plena calle a la luz del día, el hombre comenzó a violarla en repetidas ocasiones: “Me llevó de un lugar a otro e hizo lo mismo varias veces“.

Los viandantes comprobaban la violación: “Se daban cuenta de que algo estaba mal y no hacían nada“, un hecho que dejó completamente indefensa a la víctima y que evidencia la necesidad de educación en este sentido en ciertas zonas del interior de México, donde más se replican este tipo de agresiones.

Salvar su vida

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=TRwjFt4-zqs?showinfo=0]

En medio de la violación, el hombre levantó el cuchillo y comenzó a chillar que tenía la intención de asesinar a su víctima en medio de la agresión.

La joven, de 15 años, se vio completamente atemorizada, y decidió finalmente comenzar a forcejear para salvarse de una muerte asegurada. En ese preciso momento, la joven dio un golpe a su agresor en el brazo y el arma blanca terminó penetrando en el pecho de Miguel Ángel.

Fue entonces cuando se vistió y huyó sin que nadie, repetimos, la ayudase. Una patrulla de Policía acudió al lugar y la localizó: su agresor había muerto a causa de las heridas provocadas por el arma.

Fue entonces cuando comenzó el doble calvario de esta joven: el de superar un hecho tan traumático mientras se realiza todo un periplo judicial por haber intentado salvar su vida. “Sólo quiero salir a la calle y que nadie me señale, poder vivir la vida como antes“, relata ante la cámara.

Gracias a su relato en internet, la acusada ha sido finalmente exonerada, ya que las presiones han sido muy fuertes. Sin embargo, ahora deberá superar unos hechos que, seguramente, será incapaz de olvidar.

LOS REPLICANTES

Comments

Dejar una respuesta