Desde el pasado lunes, grupos de madres con sus hijos intentan obtener atención en el centro hospitalario Rafael Medina Jiménez, ubicado en Pariata, estado Vargas, luego de conocer que el Servicio de Pediatría fue inaugurado por el presidente Nicolás Maduro viernes pasado. Pero la decepción se apodera de ellas nada más al entrar: tienen que ser atendidas en cubículos improvisados en un espacio del área de quimioterapia o remitidas al materno de Macuto, porque aún no está concluido.

“Las camas nuevas no han llegado, falta la instalación de pocetas y lavamanos en los baños, las paredes están sin terminar, falta parte de la cerámica, no tienen muebles y lo más importante: los equipos como el esterilizador aún no han sido instalados”, expresó un trabajador del hospital.

La obra solo ha avanzado en 80% y se informó que estará listo para comienzos de mayo. Trabajadores que pidieron no ser identificados señalan a la directora del hospital, Luz Stella Antolinez, y la de la Dirección Estatal de Salud como las responsables de montar un parapeto para hacer creer que todo estaba bien, pero no está. “Aquí aparecieron cajas con vacunas, soluciones glucoradas que no llegaban desde hace meses, y también medicamentos que estaban represados en un depósito. Esto fue un acto improvisado porque están en campaña”, afirmaron.

Rechazan que la obra no haya sido realizada por la Gobernación de Vargas porque alegan recursos insuficientes para la recuperación de los centros de salud del estado.

“Los niños son referidos al materno de Macuto y ese centro está colapsado, porque igualmente se trabaja con las uñas. Personal de Enfermería de Pariata ha sido enviado para reforzar, pero en ningún hospital de Vargas hay cómo hacerse un examen. En consultorios privados son costosísimos, pero las humildes familias no tienen ni para comprar comida”, aseguró una de las enfermeras del lugar.

El pediatra Bernardo Guerra dijo que la comunidad acudió confiada a utilizar los servicios ya que fueron anunciados como un gran logro  en  salud, y “resulta que todo fue un acto político. Se burlan de la gente una vez más”, expresó.

El lunes, cuatro días después de la inauguración, hubo un cortocircuito en una de las instalaciones eléctricas que dejó sin suministro de energía al hospital.

De no tener respuesta del gobernador Jorge García Carneiro, los trabajadores amenazan ya con la hora cero por las pésimas condiciones de trabajo, las deudas pendientes y los ajustes al tabulador.

El dato

Un día después del Día Mundial de la Salud el presidente Maduro, acompañado con el ministro Luis López, inauguró la emergencia pediátrica del hospital de Pariata que “ha quedado, mira, mejor que cualquier clínica del mundo”, dijo el mandatario. Recorrieron las nuevas salas de trauma shock, de nebulizaciones y terapia intensiva pediátrica.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta