Representantes municipales de la alcaldía de Cúcuta, funcionarios policiales, militares y delegados de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos de Cúcuta se reunieron para analizar las consecuencias de la venta de gasolina en pesos colombianos, que Venezuela autorizó en la frontera.

“Contamos con el respaldo de la Cancillería, que no va a permitir un corredor vial para el tanqueo (abastecimiento) de combustible venezolano en la frontera”, señaló María Eugenia Martínez, vocera de la federación petrolera.

La decisión anunciada por Venezuela sobre la venta de carburante en pesos colombianos preocupa al ayuntamiento cucuteño porque perderían los recursos por la sobretasa de la gasolina que aprobó el gobierno de Colombia, declaró Martinez a medios colombianos

“Con la frontera abierta se recaudaban 1.200 millones de pesos y con la frontera cerrada se han logrado recuperar 7.200 millones de pesos, recursos que son invertidos en la ciudad”, afirmó.

El 1° de enero de 2017, en Colombia entró en vigencia un impuesto a los productos derivados del carburante. Esto se traduce en un gravamen de 135 pesos por galón de combustible vendido en las estaciones de servicio activas en territorio colombiano. En Cúcuta, el galón de gasolina quedó en 6.275 pesos (1.660 pesos el litro) y el diésel en 5.552 pesos el galón (1.442 pesos el litro).

La tarifa establecida por Petróleo de Venezuela en las gasolineras habilitadas en la frontera para expender combustible en moneda colombiana es más de 400 pesos por litro. En estas estaciones de servicio, el combustible fue fijado en 1.200 pesos el litro para carros particulares y 1.000 pesos el litro de diesel para automotores de servicio público, precios por debajo de los determinados en Colombia.

Martínez aseguró que la reunión fue satisfactoria por el compromiso y el respaldo que les brindaron las autoridades para contrarrestar el contrabando de gasolina.

“Que se cobre en pesos (la gasolina venezolana) no quiere decir que se acabará el contrabando. Duramos un año con la frontera cerrada y el contrabando ha seguido pasando por los municipios Rafael Urdaneta, Bolívar y Pedro María Ureña. En todo el Táchira hay donde equipar combustible, y a la vista de la FANB sigue pasando el contrabando”, dijo Franklin Duarte, diputado por Táchira a la Asamblea Nacional.

EL NACIONAL

Comments

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta