La época decembrina es una de las más esperadas en Colombia, las calles se llenan de colores y las familias hacen un mayor esfuerzo por reunirse y compartir espacios de fraternidad, sin embargo es una época en que el uso de la pólvora aumenta significativamente.

Niños, jóvenes y adultos han salido seriamente lastimados en los últimos años al manipular artefactos como totes o voladores, es por eso que las autoridades vigilan constantemente que se cumplan las medidas restrictivas y solo el personal capacitado manipule la pólvora.

Otro de los aspectos de su uso tiene que ver con los animales domésticos y silvestres, en cuanto a los primeros el veterinario Hader Celis explica que puede causar serios problemas de cambios en el comportamiento que lleva a que muchas mascotas entren en un estadio de desesperación ante el ruido que han terminado lanzándose por balcones o pasando la calle y terminando atropellados.

“Los animales pueden terminar dañando los muebles o son agresivos con las personas por el efecto que causa la pólvora, sin embargo es importante tener en cuenta que las mascotas y los juegos pirotécnicos han convivido por siglos, por tanto lo que se puede hacer es entrenarlos para que lidien mejor con ésta”.

El doctor Celis explicó que se puede buscar un audio con sonido de estallido de pólvora o incluso simular el sonido que produce con dos tapas de ollas y tener a la mano algún alimento que la mascota disfrute mucho, (un trozo de carne, comida húmeda, galletas etc,), se somete a la mascota al ruido e inmediatamente se le proporciona el premio, con esto se logra que el animal reduzca el trauma que le ocasiona el sonido estruendoso y lo relacione con algo agradable, esto ayudará a que lo tolere mejor.

El veterinario además explicó que los animales silvestres sufren un grave daño no solo con el sonido sino con toda la contaminación que representan este tipo de espectáculos pirotécnicos.

En primer lugar el estallido (que generalmente se produce en las noches) los asusta y hace que muchos animales salgan de sus hogares y les tomen temor por lo que nunca regresan a ellos, por otro lado la madera y materiales residuales en muchas ocasiones dañan sus hábitat o incluso los golpean directamente.

Leer más en: Ecos 

Comments

Dejar una respuesta