(Photo by Juan BARRETO / AFP)

Cientos de personas despidieron este miércoles al concejal Fernando Albán, convencidas de que no se suicidó como asegura el Gobierno, sino que fue asesinado mientras era interrogado por el presunto atentado contra el presidente Nicolás Maduro.

El cuerpo de Albán, de 52 años, fue sepultado en el Cementerio del Este de Caracas, mientras se multiplican las manifestaciones de preocupación de varios países que piden una investigación independiente para esclarecer el caso.

Siguiendo una carroza fúnebre, una multitud caminó varios kilómetros desde la Universidad Central de Venezuela (UCV) hasta el camposanto. Albán, capturado el pasado viernes cuando regresaba de Nueva York y recluido en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), hacía parte de una treintena de detenidos señalados de participar, el 4 de agosto, en el ataque contra Maduro en el que según la Fiscalía fueron usados dos drones con explosivos.

Este miércoles, el fiscal general Tarek William Saab descartó que el político haya sido asesinado y lanzado al vacío por sus custodios del Sebin, en Caracas. “Falleció a consecuencia del golpe recibido al caer de una altura (…), no había evidencia de maltrato físico previo a esa caída”, dijo a la prensa Saab al leer partes del resultado de la autopsia del concejal.

El funcionario respondía a versiones de opositores, como el diputado Julio Borges, exiliado en Colombia y acusado del atentado contra Maduro, quien el martes afirmó que Albán “fue lanzado sin vida desde el edificio del Sebin”.

Versión matizada

El fiscal matizó su versión inicial, donde daba cuenta de que el dirigente y abogado del partido Primero Justicia se había lanzado por la ventana de un baño. “Se levantó abruptamente de la mesa diciendo que quería ir al baño, él aprovecha esa circunstancia (…) y corre hacia una ventana panorámica que se encontraba en el pasillo del piso diez de la sede del Sebin (…) y se lanza al vacío”, aseguró Saab este miércoles.

Añadió que se investiga una gran cantidad de mensajes y videos encontrados en el teléfono, el correo electrónico y las redes sociales del dirigente.

Reclamo internacional

El cardenal Jorge Urosa, quien ofició un misa durante el velatorio, dijo a periodistas haber recibido una llamada del canciller venezolano Jorge Arreaza “en la que sostuvo la tesis oficial” del suicidio y le aseguraba que “están haciendo las investigaciones”. “Debe hacerse una investigación independiente (…), hay que presionar para que eso se pueda lograr”, subrayó el prelado, crítico del gobierno.

Fuente: El Universal

Comments

Dejar una respuesta