Los caraqueños mostraron este domingo muy pocos ánimos de ir a votar por los alcaldes de los cinco municipios capitalinos, como pudo constatar Efe en un recorrido por los centros electorales de la megaurbe, donde se registró, en horas del mediodía, más presencia militar que de ciudadanos.

Del este hasta el oeste de esta alargada ciudad los centros amanecieron escasos de votantes en unas elecciones que históricamente no atraen tanto como las presidenciales, cuando las largas colas de sufragistas salpican gran parte de la geografía de la capital.

“Se ha visto poca gente, será porque es temprano pues, pero al pasar día espero que llegue más gente a votar”, comentó el miembro de la Guardia de Honor presidencial, Luwduin Monserrat, tras ejercer su derecho en el liceo Fermín Toro, a escasos metros del palacio presidencial de Miraflores, en el oeste de Caracas.

A unas cuadras, en el Colegio Andrés Bello, otra de las unidades educativas más importantes de esta zona, Neli Mendoza busca su número de cédula para saber en qué mesa tiene que votar y señala que la falta de votantes se debe a que “hay mucha gente desanimada”.

“Yo vengo a ejercer mi voto porque es un deber ciudadano y no quiero regalar mi voto. Pero hay mucha gente que yo conozco que dijo que no va a votar”, indica, mientras sortea sin problemas el acceso al centro, custodiado por medio centenar de integrantes de diferentes cuerpos de seguridad venezolanos.

Mendoza achaca la ausencia de votantes a la falta de confianza en el Consejo Nacional Electoral (CNE), una inseguridad que “se inclina más a la oposición pero inclusive los chavistas están claros”.

Tres de los cuatro principales partidos de oposición -Primero Justicia, Voluntad Popular y Acción Democrática- decidieron no participar en las municipales precisamente por esta desconfianza en el Poder Electoral.

La amenaza de lluvia, además, tampoco invita a salir a la calle.

“Muy poca gente. La gente ha estado muy desilusionada, ha perdido la fe a la situación, pero sin embargo, se está viendo un poquitico más de personas que están fluyendo a las mesas con mayor interés”, dijo Elena Bellizzia.

Esta arquitecta de “poco más de 50 años” espera que los votantes de su municipio, históricamente antichavista y donde fue alcalde el ex candidato presidencial Henrique Capriles, “agarre más conciencia y se empiece a acercar a votar”.

La psicóloga Mercedes Fernández, de 45 años, dijo a Efe estar sorprendida porque en su centro electoral del municipio Baruta, por primera vez no tuvo que hacer cola para votar y pasó de inmediato a marcar su candidato.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta