Preparar las tradicionales hallacas no será tarea fácil este año para los venezolanos que deben enfrentarse a los altos precios de sus ingredientes, ante el avance desmedido de la inflación. Esta razón hace dudar a más de uno si podrá realizar el acostumbrado plato navideño.

Los consumidores coinciden en que hacer las hallacas se volvió más complicado y costoso que el año pasado debido al incremento desmesurado de los precios de todos los ingredientes. A esto se suma la aguda escasez de productos fundamentales de la receta, entre ellos harina de maíz precocida, carne de res, aceitunas, pollo, tocino, etc. Aseguraron que tendrán que sustituir unos productos por otros para poder elaborarlas.

Familias buscan opciones

Escoger una sola carne (entre res, gallina, pollo o cochino), eliminar aceitunas y pasitas, reducir el tamaño, buscar otras opciones para el guiso, son algunos de los dilemas que tienen familias zulianas para elaborar las hallacas, ante los altos precios de los ingredientes.

Sandra Pineda es enfermera y comentó que ante esta inflación, los precios varían drásticamente de un día para otro, por lo que eliminará algunos adornos y solo escogerá un solo tipo de carne.

Rosa Castillo, es ama de casa y asegura que para preparar 50 hallacas se requiere de un millón 800 mil bolívares. La carne de res supera los 90 mil el kilo, el cochino 110 mil, la carne de segunda va de 85 mil a 90 mil. El kilo de pasitas esta entre 160 y 200 mil, pimentón entre 30 y 40 mil, cebolla redonda entre 30 mil y 50 mil, la harina de maíz precocida entre 20 y 25 mil bolívares. Pollo y gallina no se consigue desde hace varias semanas.

“Mi hermana vive en La Rita. Para este año las hará con carne de iguana que tiene un sabor parecido al pollo”, dijo Castillo.

José Molina es comerciante y refirió que en mercados de Cabimas venden las bolsas de palomitas y otras con “conejo de monte”, una alternativa que surge ante los precios de la carne de res. Asimismo Adan Amesty no descarta que deben acudir a otros tipos de carnes, como también que este plato tradicional faltará en varios hogares por lo caro de los ingredientes.

En mercados de Santa Rosalía y La Curva de Molina, usuarios se quejan de los precios que varían de un día para otro, mientras que comerciantes se preparan para un nuevo ajuste, a partir del 1ero de diciembre.

Daniel Ramos vendedor de un puesto de verduras, aseguró que las ventas a diferencia de otros años, han caído en más de 40%.

Mesas valencianas sin hallacas

A pocos días del inicio del mes de diciembre, en la capital carabobeña no son tantos los establecimientos que ofrecen los insumos para la elaboración de las “multisápidas” y en los lugares donde se ofrecen los precios son de joyería a decir de los consumidores.

Un kilo de alcaparras cuesta entre 180 mil y 200 mil bolívares; las aceitunas a granel con semilla se ofrecen en 460 mil y 480 mil bolívares mientras que las rellenas cuestan entre 540 mil y 560 mil bolívares el kilo. El precio de un kilo de encurtidos oscila entre 60 mil y 100 bolívares de acuerdo a la variedad y calidad de sus ingredientes y un rollo de pabilo se vende entre 5 mil y 7 mil bolívares.

En algunos mercados populares de la otrora “capital industrial de Venezuela”, se observa una exigua oferta de carnes de res, cerdo y gallina. También son pocos los establecimientos que muestran en sus anaqueles los encurtidos y demás insumos para la preparación de las hallacas y a este panorama se suma el incremento que muestran los precios de dichos productos que los compradores califican como “exorbitantes”.

“Este año la situación está tan dura que comer hallacas va a estar difícil, por eso decidí que con lo que consiga y me alcance prepararé unos bollos como una alternativa para la cena de Navidad”, comentó Sheyla Carrillo, mientras consultaba el costo de las hojas de plátano que oscila entre 2 mil y 2 mil 500 bolívares el kilo en el mercado periférico de La Candelaria y sus alrededores.

Mientras, Mauro Quintero manifestó que tratará de comprar los insumos para preparar unas 20 hallacas, aunque deba hacerlas con menos ingredientes, cambiar la gallina por pollo y eliminar las “pasitas” cuyo precio actual por kilo está entre 280 mil y 300 mil bolívares. “Voy a hacer el esfuerzo para conservar esa tradición que por generaciones hemos mantenido en mi familia”.

Lea más en el EL UNIVERSAL

Comments

Dejar una respuesta