Fotografía Archivo

Pdvsa, que enfrenta una crisis en sus exportaciones, tiene pendiente el envío de 22 millones de barriles de crudo y productos refinados a sus clientes internacionales en medio del rápido descenso de su producción y las acciones legales de ConocoPhillips, en un intento de cobrar 2.000 millones de dólares de un arbitraje.

La situación, que empeoró desde que en mayo Conoco confiscó temporalmente algunos cargamentos e inventarios de Pdvsa, ha obligado a la petrolera a detener los embarques de crudo a Curazao, donde opera la refinería Isla y el terminal de Bullenbay. También ha interrumpido la mayoría de las exportaciones de combustible desde Curazao a clientes en el Caribe.

Leer más en: El Estímulo

Comments

Dejar una respuesta