Es una de esas preguntas que cualquier persona, independientemente de su edad y sus condiciones económicas, se hace: ¿y si este año empiezo a invertir? ¿Y si cojo mis ahorros y empiezo a moverlos para sacarles rendimiento? ¿Cuánto llevaría ganado si hubiese puesto ya mi dinero a trabajar?

Si te encuentras en estas condiciones y has decidido empezar a invertir este 2018, te vamos a ayudar. Para empezar, te vamos a enumerar los primeros conceptos que, según investIQ, la herramienta de educación financiera de Schroders, debes conocer para empezar a mover tus ahorros y sacarles rendimiento.

10 conceptos que debes manejar para invertir

1. ¿En qué consiste invertir?

En pocas palabras, la inversión es uno de los métodos más eficaces para evitar uno de nuestros mayores miedos financieros: que nuestro dinero, anclado en el banco, no nos dé suficientes beneficios e incluso llegue a perder valor si aumenta la inflación. En resumen, invertir es optar por mover nuestros ahorros para que nos den unos determinados beneficios.

2. ¿Por qué invertir es distinto de ahorrar?

En ambos casos hablamos de reservar dinero para el futuro, pero con objetivos bien diferentes. Cuando ahorramos dinero, nuestra meta principal es tenerlo almacenado y fácilmente accesible a corto plazo. Al invertir, sin embargo, lo que buscamos es aumentar nuestro capital y nuestro patrimonio asignando ese dinero a aquellos focos que nos puedan traer el beneficio que buscamos.

3. Las claves: riesgos y rentabilidad

Toda inversión lleva asociada una cierta incertidumbre: no hay garantías de que vayamos a obtener la rentabilidad que esperamos. En este sentido, la ecuación es sencilla: a más riesgos, más posibilidades de obtener una alta rentabilidad. En cualquier caso, conviene que definamos qué riesgos podemos asumir y qué rentabilidades queremos alcanzar.

4. ¿A qué plazo debo invertir?

Si eres un inversor joven, el largo plazo y los altos riesgos serán los mejores amigos de tu inversión, ya que te permitirán obtener mayores beneficios o compensar pérdidas eventuales con el paso del tiempo. A medida que aumente tu edad, el medio y corto plazo y los riesgos bajos serán tus mejores aliados.

5. ¿Es buena idea invertir para la jubilación?

Sin duda. Aunque nos puede interesar obtener rendimientos de nuestros ahorros en todas nuestras fases de vida (para completar nuestro salario, para pagar los estudios de nuestros hijos, etc.), el objetivo de invertir de cara a nuestra jubilación es cada vez más importante.

Según el ‘Estudio global de inversión 2017‘, realizado por Schrodersel 76% de los inversores españoles jubilados desearía haber ahorrado una suma mayor de dinero para su jubilación, un porcentaje muy por encima de la media europea (52%) y un 10% más que los datos aportados a escala global (66%). Además, el estudio resalta que el 26% de estos inversores desearía haber ahorrado una cantidad considerablemente superior.

6. ¿Qué son las acciones?

Las acciones son pequeñas participaciones de una empresa o un activo. Y cuanto mejor le vaya a dicha empresa, mayores beneficios dará. No hay por qué obsesionarse con tener un gran trozo del pastel: muchas veces puede ser más interesante tener una pequeña participación dentro de una empresa muy exitosa.

7. ¿Qué son los bonos?

Los bonos son pequeños contratos de préstamos lanzados, generalmente, por empresas (deuda corporativa) y gobiernos (deuda pública). El funcionamiento es similar al de un préstamo: si inviertes en bonos, estarás prestando dinero a dicha institución y obtendrás un beneficio en forma de intereses.

8. ¿Qué son las inversiones alternativas?

En el mundo de la inversión es fundamental no poner todos nuestros huevos en la misma cesta, es decir, diversificar. Además de acciones y bonos, existen un sinfín de estrategias ‘alternativas’, aunque pueden resultar más complejas. Nos referimos al capital riesgo, los fondos de inversión libre (‘hedge funds’) o la inversión inmobiliaria o en materias primas. Sin embargo, es importante conocer bien las características de estas estrategias antes de invertir en ellas, ya que pueden no ser adecuadas para todo el mundo.

9. ¿Qué formas tengo de invertir?

Para empezar, debemos hacernos una pregunta: ¿vamos a invertir solos o con ayuda de un asesor financiero? Desde Schroders recomiendan ponernos en manos de un asesor que nos ayude a definir nuestro perfil de inversión y nuestros objetivos, y nos explique las características de las distintas inversiones. Pero hay más preguntas: ¿queremos ser los propietarios directos del activo invertido? ¿O preferimos meter nuestro dinero en un vehículo que se encargue de moverlo?

10. ¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

Si has decidido que sean otros los que muevan tu dinero por ti, los fondos de inversión serán tus mejores aliados. Contrariamente a lo que muchos piensan, los fondos no son necesariamente arriesgados (hay de todos los perfiles) ni para ricos (en general, los mínimos de inversión suelen rondar los 1.000 euros). Se caracterizan por su gestión profesional y diversificada, su liquidez (normalmente se pueden comprar y vender cualquier día laborable) y sus ventajas fiscales.

Comments

Dejar una respuesta