Las extracciones de petróleo en Venezuela cayeron el pasado enero un 2,8 % respecto al mes anterior y se situaron en 1,6 millones de barriles diarios, según los datos de fuentes secundarias recogidas en el informe sobre la situación del mercado del crudo publicado hoy por la OPEP.

De acuerdo con esos cálculos, usados por el grupo para controlar la producción de sus miembros, el bombeo del país sudamericano cayó en 47.000 barriles diarios, la mayor bajada en todos los 14 socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Por contra, los datos oficiales comunicados directamente por Caracas indican que en enero la producción subió un 9 %, hasta los 1,7 mbd.

En cualquier caso, la producción de crudo en Venezuela está en sus niveles más bajos desde hace 28 años, con la excepción de la radical caída de extracciones experimentada durante varios meses en 2002 y 2003, cuando una huelga en la petrolera estatal, PDVSA, hundió el bombeo por debajo de los 100.000 barriles diarios.

Según los datos de fuentes secundarias actualizados en el nuevo informe de la OPEP, Venezuela extrajo en 2017 una media diaria de 1,9 millones de barriles, un 11 % menos que el promedio del año anterior.

La grave crisis económica de Venezuela se ha dejado sentir también en PDVSA, afectada asimismo por sanciones de Estados Unidos, que restringen su financiación.

La Administración de Donald Trump impuso en agosto sanciones financieras contra el Gobierno venezolano y PDVSA, con las que prohibía a empresas estadounidenses negociar con deuda nueva emitida por el Estado venezolano y su petrolera estatal.

GLOBOVISION

Comments

Dejar una respuesta