La Federación Nacional de Ganaderos emitió un comunicado en el cual expresan su preocupación por la situación del país, “consecuencia de la crisis socioeconómica que atraviesa, proponiendo así diversas medidas para contrarrestar la situación y poder llenar los anaqueles de los supermercados”.

Carlos Odoardo Albornoz, presidente de Fedenaga adviertió que el esfuerzo que siempre han estado haciendo los productores del campo para producir los alimentos de calidad y en cantidades suficientes para los venezolanos, se ha visto obstaculizado por la inseguridad personal y jurídica en el campo, las deficiencias en el suministro de insumos y la falta de rentabilidad, que desestimula a los trabajadores del campo.

Fedenaga denunció aumento de los secuestros

Los ganadores solicitan a los ministerios para la Defensa, Interior y Justicia y la Fiscalía General de la República y los gobernadores de estado, soluciones agravamiento y aumento de delitos como el abigeato, la extorsión, el secuestro, que muchas veces culmina con un desenlace fatal, lo que se traduce en mermas en la producción nacional, originando escasez y desabastecimiento. Estiman que la solución, pasa por el apersonamiento y compromiso real de las autoridades competentes en materia de seguridad.

Los ganaderos proponen en esta materia, definir un Plan Integral de Seguridad, la creación de una Zona Especial Fronteriza con un corredor entre los dos países, lo que reducirá el contrabando que afecta tanto a Colombia como a Venezuela.

Un segundo aspecto vital, es el suministro de insumos y bienes de producción, factor que incide directamente en la producción nacional, ya que sin semillas, fertilizantes, agroquímicos, medicinas veterinarias, maquinarias e implementos, no es posible realizar las actividades de producción, proponiendo entre las soluciones la eliminación de las regulaciones de precios, la apertura comercial para las importaciones y distribución.

Albornoz anunció que en estos momentos están entrando por las fronteras de Brasil entre 230 y 250 gandolas diarias con productos, mientras que por la frontera con Colombia entran entre 300 y 350 gandolas. Asimismo, indica que se requieren alrededor de US$ 800 millones para las importaciones, lo que está presionando sobre las pocas divisas que existen en el país.

Destaca asimismo que el rebaño nacional de ganado se ha venido reduciendo en forma inquietante, ubicándose en este momento en 9 millones 300 mil animales; mientras que el consumo per cápita de carne en el país cayó de 24 kilos/año en el 2012/ per capita a 7 kilos/año/ per capita este año.

Admitió que las importaciones le han hecho un “profundo daño” a la producción nacional, a la vez que advierte que mientras los productores no cuenten con insumos en forma suficiente y oportuna, nada se podrá hacer para impulsarla.

El Impulso

Comments

Dejar una respuesta