La escasez de alimentos ya era común en Venezuela, por lo que Tabata Soler conocía dolorosamente cómo navegar por los puestos del mercado negro del país para obtener elementos básicos como huevos y azúcar.

Ana Vanessa Herrero y Nicholas Casey / The New York Times 

Traducción libre de LaPatilla.com

Pero luego vino una escasez que no pudo arreglar: De repente, no había gas propano a la venta para cocinar.

Y así durante varias noches, la señora Soler preparó la cena en un improvisado fuego encendido con de cajas rotas de madera y querosene para alimentar a su extensa familia de 12.

“No había otra opción”, dijo la Sra. Soler, una enfermera de 37 años, mientras buscaba de nuevo el gas para su estufa. “Volvimos al pasado donde cocinamos sopa con leña.”

Cinco meses de turbulencia política en Venezuela llevaron a olas de manifestantes a las calles, dejando más de 120 muertos y provocando una amplia represión contra el disenso por parte del gobierno, que muchos países consideran hoy una dictadura.

Una plenipotenciaria  asamblea completamente formada por leales al presidente Nicolás Maduro gobierna al país con pocos límites a su autoridad, prometiendo perseguir opositores políticos como traidores mientras reescribe la Constitución en favor del gobierno.

Pero a medida que el gobierno intenta ahogar la oposición y recuperar un control firme sobre la nación, el colapso económico del país, que se aproxima a su cuarto año, continúa ganando fuerza, dejando al presidente, a sus leales y al país en una posición cada vez más precaria.

La petrolera estatal “Petróleos de Venezuela”, que es la principal fuente de ingresos del gobierno, informó en agosto que sus ingresos cayeron más de un tercio el año pasado en medio de descensos en la producción, parte de un largo colapso que ahoga la oferta de dólares del país necesaria para las importaciones de alimentos y otros bienes.

La caída de la producción refleja las tendencias en casi todos los productos de los que depende la nación, desde la papa y el maíz hasta la fabricación de automóviles, con menos de 1.100 vehículos fabricados en el país hasta julio de este año.

Y mientras cae la producción, los precios siguen subiendo con la inflación. El precio de los alimentos en Venezuela aumentó más de 17 por ciento en julio, según el principal grupo no gubernamental que controla la inflación, agravando una crisis alimentaria que ya había destrozado la imagen de Venezuela, una nación rica en petróleo que hasta hace pocos años, fue la envidia económica de muchos países de la región.

“Esto no tiene precedentes”, dijo Ricardo Hausmann, economista de la Universidad de Harvard y ex ministro de Planificación de Venezuela, argumentando que las caídas económicas son peores que las de México durante su colapso económico en los años noventa, Argentina en los años 2000 y Cuba después de la caída la Unión Soviética.

En un período de nueve días a finales de julio y principios de agosto, el precio del bolívar, la moneda nacional, cayó a la mitad frente al dólar en el mercado negro, reduciendo los ingresos de las personas que hacen el salario mínimo equivalente a sólo cinco dólares al mes.

A pesar de que el gobierno ha estado elevando el salario mínimo de forma incesante, no ha alcanzado a la inflación, lo que ha llevado a una caída de 88 por ciento del salario en los últimos cinco años para los trabajadores que dependen de ello, dijo Hausmann.

Luis Palacios, ex guardia de seguridad de 42 años aquí en la capital, Caracas, ha pasado hambre ya que la inflación ha diezmado sus salarios. Pasó un año viendo a su familia perder peso, hasta que su esposa se llevó a sus dos hijos, de 1 y 5, a Colombia hace cinco meses para conseguir comida.

“Mi hija era delgada”, dijo. “No pudimos conseguir medicamentos cuando estaba enferma”.

Su esposa decidió no volver. El Sr. Palacios, incapaz de pagar el autobús público para ir a trabajar, dejó su trabajo hace un mes debido a que la inflación hizo que su salario fuera casi inútil. Su indemnización por despido perdió gran parte de su valor en las dos semanas que tuvo que esperar para que llegara.

“He perdido siete kilos en sólo unos meses, y desde que mi familia se fue, sólo pienso en mis hijos”, dijo.

El efectivo ha disminuido tanto en valor que ha desaparecido en lugares, como en la parada de taxis donde trabaja Mariel Bracho en el principal aeropuerto del país. La Sra. Bracho sólo acepta tarjetas de débito o transferencias bancarias, y todavía tiene un cartel con precios que datan de hace un año porque la empresa no ha podido encontrar papel o tinta para imprimir una nueva.

“Pero ni siquiera hay mucha gente que tome un taxi desde el aeropuerto”, dijo, dado el costo.

Es un patrón que deja a la gente como Olympia Jiménez, una camarera de 49 años en Caracas, aterrorizada por sus salarios y propinas. Están desapareciendo, dice, porque incluso cuando la gente está lo suficientemente bien como para comer en un restaurante, no pueden llevar suficientes billetes para dejar ni siquiera una pequeña propina sobre la mesa.

La solución de Jiménez: Deja a los clientes su nombre completo, dirección y datos bancarios para que puedan transferir dinero a su cuenta.

“Me han dado hasta 40.000 bolívares de esa manera”, dijo, que es de alrededor de $ 2.50 al tipo de cambio actual del mercado negro, pero requeriría una cantidad asombrosa de dinero en efectivo en un país donde la denominación con mayores piezas sigue siendo el billete de 100 bolívares.

Muchos economistas culpan de la inflación a los problemas de la compañía petrolera estatal.

A medida que la producción de la compañía disminuyó, se convirtió cada vez más dependiente del mundo exterior, dependiendo de las compañías extranjeras para bombear su petróleo e incluso en los Estados Unidos para el petróleo crudo utilizado en el refinado. Ahora el uso de estos contratistas extranjeros está generando las cuentas escarpadas en un momento en que la compañía tiene pocos ingresos para pagarlos.

La respuesta del gobierno venezolano ha sido pagar en bolívares siempre que sea posible imprimir más dinero. En una sola semana a finales de julio, la base monetaria del país, o la cantidad de efectivo que existe en el país, aumentó en un 13 por ciento, el mayor incremento que muchos economistas dijeron habían visto. Mientras imprime más dinero en efectivo, disminuye el valor de la moneda para los venezolanos.

“Los bolívares son ahora como cubitos de hielo”, dijo Daniel Lansberg-Rodríguez, que director de Greenmantle, una firma de asesoría macroeconómica para América Latina y enseña en la Escuela de Administración Kellogg de Northwestern. “Si vas a ir a la nevera y tomar uno, es algo que tienes que usar ahora, porque pronto se va a ir”.

Para el dueño de 34 años de una compañía de fuegos artificiales en Caracas, uno de los principales desafíos ha sido convertir los bolívares que recibe en dólares. El año pasado, podría encontrar gente vendiendo dólares, dijo el dueño, negándose a dar su nombre porque el intercambio de bolívares en el mercado negro es ilegal. Ahora, todavía puede encontrar distribuidores del mercado negro, dijo, pero es mucho más costoso.

La mayoría de los venezolanos, como la Sra. Soler, la enfermera que comenzó a cocinar con leña, no tienen acceso a dólares.

Desde que se quedaron sin gas este verano, los miembros de la familia de la Sra. Soler han podido comprarlo intermitentemente, tan pronto como está disponible porque el valor de su dinero se deprecia rápidamente. Si el gas se vuelve a agotar, la familia dice que está preparada, habiendo aprendido a cocinar en la hoguera instalada en el patio.

Pero el principal temor de la Sra. Soler, dice, es que el precio va más allá de lo que puede permitirse pagar.

“Antes era barato; usted sólo tenía que esperar seis horas en cola”, dijo. “Ahora puedes conseguirlo, pero es caro”.

LA PATILLA

Comments

Dejar una respuesta