Nadie se salva. La Iglesia, con apenas 40% de confianza, es la institución que mejor se ve reflejada en la encuesta de Coyuntura País que la empresa de investigaciones Datincorp realizó durante el mes de diciembre de 2017 a 1.009 entrevistados, quienes se convirtieron en una muestra de las tendencias dominantes entre los venezolanos al inicio de 2018.

La política se ha convertido en una herejía para los venezolanos. 76% desconfía de esta actividad, la cifra más alta de desconfianza reflejada en el estudio, aunque contradictoriamente la cifra de mayor confianza, sin contar a la Iglesia (40%), se inclina hacia los políticos en general, con 35% de confianza en su actividad.

Policías (76%), Partidos (74%), CNE (70%), Tribunales (69%), Gobierno nacional (68%), Fuerzas Armadas (68) y la Asamblea Nacional (67%) marcan los niveles de desconfianza que este grupo de encuestados refleja hacia las instituciones en Venezuela.

En algo sí parece haber confianza: 64% de los entrevistados considera que la situación del país va a empeorar en los próximos meses.

Desenfoque económico
Pero esta desconfianza no alcanza únicamente a las instituciones. La crisis se ha irrigado hacia la comprensión sobre los sistemas económicos, colocando una extraña preferencia entre los encuestados, quienes consideran en un 35% que ni el socialismo ni el capitalismo podrán resolver la crisis, mientras que el 15% ha preferido no opinar.

Aunque el 50% no responde o considera que ninguno de estos dos sistemas económicos pueda ayudar a resolver la crisis, entre los chavistas solo el 65% se inclina por el socialismo, lo que representa 16% de las preferencias entre el total de entrevistados como sistema económico, mientras que el capitalismo representa una solución solo para el 54% de los opositores, aunque representa solo 35% de las preferencias generales como sistema económico para Venezuela.

En medio de esta confusión generalizada sobre los sistemas económicos, los entrevistados se inclinaron en un 59% por una dolarización de la economía. Destaca que en el estudio los que se consideran chavistas tienen una opinión dividida. La dolarización es una solución para un 41% de los chavistas mientras que para el 46% de ellos, ésta no es una medida adecuada.

Pero hay una claridad mayoritaria. El 69% considera que el principal problema a resolver es el económico. La crisis política, considerada fuente de todos los conflictos de la sociedad, apenas alcanza un 12% como problema a solucionar, en un empate técnico con 13% de entrevistados que consideran que se debe resolver la crisis de seguridad ciudadana.

En medio de estas demandas reflejadas en el estudio, los venezolanos consideran que la solución a los problemas está entre una negociación con concesiones mutuas (32%) y una elección presidencial (32%), aunque 15% también considera que la solución sería una intervención militar extranjera.

La tendencia electoral
Pese a esta desconfianza hacia el Consejo Nacional Electoral (CNE), los encuestados (69%) confirman su intención de votar en unas eventuales elecciones presidenciales en 2018, pese a que existan las mismas condiciones que las que hubo para las elecciones municipales de 2017. Y del total consultado, 56% ha manifestado estar “totalmente decidido” a hacerlo.

Dentro de esta tendencia existe además una preferencia electoral que coloca a tres candidatos por encima del resto. El empresario Lorenzo Mendoza, quien no ha presentado en ningún espacio público su disposición a ser candidato a Presidente de la República, aparece con 40% en las preferencias frente a un Nicolás Maduro con apenas 19% de preferencia entre los entrevistados. El preso político Leopoldo López aparece bastante alejado en el tercer lugar con 9%.

“Ninguno” y “No votaría”, a diferencia de encuestas anteriores, se ha colocado en 18% de las respuestas frente a las candidaturas consultadas por Datincorp. Henrique Capriles, Diosdado Cabello, Henry Ramos Allup, Henri Falcón, Antonio Ledezma, María Corina Machado y Julio Borges suman en conjunto solo 10% de las preferencias.

Los entrevistados, además, se inclinan en 50% a escoger al candidato presidencial en ambos bandos mediante unas elecciones primarias.

Entre los encuestados, las tendencias políticas muestran que la identificación como “opositores” ha caído a su punto más bajo en diciembre, con 30% en diciembre de 2017, mientras que en diciembre de 2015 había alcanzado un 50%. La identificación como “chavista”, por el contrario, se ha mantenido entre 20 y 21% desde mayo de 2017.
EFECTO COCUYO

Comments

Dejar una respuesta