Un nuevo frente de confrontación se abrió en Venezuela: el proceso de renovación de los partidos políticos de cara a las elecciones regionales encendió las alarmas en la oposición, que vislumbra una estrategia, a lo Cuba o Nicaragua, para anular a la disidencia.

Pero, ¿puede haber elecciones en Venezuela sin oposición? La polémica se desató esta semana cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) publicó las condiciones con que deberán reinscribirse 59 agrupaciones políticas que no participaron en los dos últimos comicios o no alcanzaron 1% de los sufragios.

Al igual que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) cumple los requisitos.

Sin embargo, cada uno de la treintena de partidos que integra la MUD deberá reinscribirse pues no participaron con sus distintivos en los comicios anteriores, sino bajo el de la coalición.

– ¿Qué elección puede verse afectada? –

El proceso es clave para las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes de este año que aún no tienen fechas definidas.

Esos comicios suponen un difícil reto para el presidente Nicolás Maduro, cuya gestión rechazan ocho de cada diez venezolanos, según la firma Datanálisis, en medio de una grave crisis económica.

El chavismo, en el poder desde hace 18 años y cuya hegemonía rompió la oposición en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, tiene en la actualidad 20 de las 23 gobernaciones de estados y 242 de las 335 alcaldías.

“Se busca crear condiciones que permitan hacer unas elecciones a la medida del gobierno”, declaró el politólogo Luis Salamanca.

Acusados de servir al gobierno, el CNE y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -a través de juzgados penales- suspendieron un proceso de referendo revocatorio contra Maduro en octubre pasado, al acoger impugnaciones oficialistas de fraude en la recolección de las firmas que pedían la consulta.

Lea la nota completa en

Surotativo

Comments

14 COMENTARIOS

Dejar una respuesta