En la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa, el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, advirtió sobre el recrudecimiento de los ataques hacia los medios de comunicación independientes en Venezuela y cómo el gobierno acciona todo su poder para evitar que el mundo conozca la realidad que se vive en el país.

“Las prácticas intimidatorias, la violencia institucional y física que criminaliza la búsqueda y difusión de información en Venezuela, se han agravado en este período. Simultáneamente, se ha producido un escalamiento de la crisis política y económica que ha alcanzado niveles inéditos en la historia contemporánea del país”, expresó Otero.

Resaltó que “una tendencia que debe destacarse es que la arremetida no se limita solo a los medios, sino que se extiende a todos los sectores de la sociedad que exigen sus derechos y protestan por el estado de cosas en Venezuela”.

MHO dijo que persisten los impedimentos del gobierno para que los periodistas accedan a información oficial sobre escasez e inflación. Además, la cobertura de protestas por falta de comida, o de las colas para acceder alimentos se han convertido en una actividad cada vez más riesgosa. “Las 27 violaciones al ejercicio profesional de periodistas que se produjeron el 2016, superan en 35% el total del año 2015”.

Otero enfatizó que ante la extinción de la prensa independiente, han surgido plataformas digitales informativas que son diariamente boicoteadas debido a la baja calidad del Internet, que también es controlada por el gobierno.

A esto le sumó la persecución contra quienes difunden información incomoda para el Ejecutivo. Denunció la manipulación del sistema judicial para sancionar a periodistas y los directivos de los medios y mencionó el caso de Braulio Jatar, director de Reporte Confidencial. “Se le ha mantenido en condiciones indignas, en tres centros de reclusión distintos, por más de 60 días”.

También denunció que continúa la discrecionalidad en la venta de papel periódico a través de la Corporación Maneiro. “Veinte diarios salieron temporalmente de circulación, 12 medios impresos con sede en Caracas, Monagas y Zulia no circularon o realizaron ajustes en diciembre para ahorrar papel”.

La prensa extranjera. MHO señaló que los intentos del gobierno por censurar los problemas del país han afectado el trabajo de los periodistas internacionales. “En solo dos meses, se impidió el trabajo de 17 periodistas extranjeros. Esto incluye la prohibición emitida en contra del canal CNN En Español, para que su señal sea transmitida en Venezuela. Existe una política de acreditaciones que se aplica de forma discriminatoria”.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta