Fotografía Archivo

Caracas.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que la próxima semana iniciará el segundo ciclo del proceso de diálogo nacional. La información la dio a conocer el mandatario a través de su cuenta Twitter la tarde de este domingo 3 de junio.

Maduro indicó que en esta segunda etapa se reunirá con “los comuneros, trabajadores, sectores productivos del campo, intelectuales, cultores, juventud, maestros y afines”. Señaló que abordarán lo relacionado con el tema económico y las soluciones a la crisis del país.

Los anuncios del mandatario se enmarcan en el llamado “plan de pacificación y diálogo” que emprendió luego de ser reelecto en los comicios del pasado 20 de mayo, jornada electoral cuestionada y catalogada de fraudulenta por Estados Unidos, el Grupo de Lima y la Unión Europea.

Como parte de estas acciones, el jefe de Estado pidió a la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) evaluar los casos de presos políticos que no estuviesen siendo procesados por delitos graves, para concederles su liberación.

Tras esta petición ha sido excarcelado un grupo de presos políticos, dividido en dos tandas. Aunque el Gobierno nacional maneja la cifra de 79 excarcelaciones, el Foro Penal ha dicho que solo se concretaron 16 el pasado viernes 1 de junio y 20 correspondientes a la segunda tanda, que fueron llevados a la Casa Amarilla la tarde de este sábado 2 de junio.

Al llamado a diálogo hecho por el Gobierno nacional solo han accedido unos pocos dirigentes políticos, entre ellos Pedro Pablo Fernández, el excandidato presidencial Javier Bertucci y los cuatro gobernadores opositores que ahora actúan como garantes en el proceso de excarcelación de los presos políticos.

Los representantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no han acudido a los encuentros y mientras tanto están dedicados a un proceso de reorganización de la coalición.

Aunque Maduro ha dicho que la excarcelación de presos políticos responde a un gesto de generosidad, desde la oposición aseguran que es la respuesta a la presión internacional y de los familiares de los recluidos en las distintas cárceles del país, quienes en las últimas semanas protagonizaron protestas para exigir la liberación y el respeto a los derechos humanos de sus parientes.  La mayoría de los detenidos corresponden a las protestas antigubernamentales de 2014 y 2017, que pedían un cambio de Gobierno.

Fuente: El Pitazo

Comments

Dejar una respuesta