El historiador Ysrrael Camero hace un repaso por la historia venezolana en cuanto a persecución política, donde la creación de mecanismos de democracia ha tenido sus altibajos. Destaca que con el actual régimen se han ido refinando las formas de atacar a la disidencia, creando instrumentos legales para hacerlo.

Ecapitularl gobierno de Nicolás Maduro acentúa la persecución contra la disidencia política. El caso más reciente fue el allanamiento de la inmunidad parlamentaria al primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, y la recién aprobada Ley Contra el Odio, la cual no busca otra cosa que fomentar la censura bajo amenazas de sanciones que van desde cierres de medios de comunicación, bloqueo de páginas web, hasta penas de hasta 20 años de cárcel.

El historiador Ysrrael Camero, en entrevista para Correo del Caroní, recuerda que en Venezuela ha existido una larga tradición autoritaria de persecución política, desde la época de los Monagas, cuando se fue destruyendo la esfera de la deliberación pública, hasta la autocracia de Guzmán Blanco, en la que se imponía una sola voz.
barra.

“Con el chavismo se van afinando mecanismos muchos más férreos de control y dominación contra la disidencia”.

“La libertad de expresión y el libre debate volvió a restablecerse un poco bajo el gobierno de Juan Pablo Rojas Paúl y Raimundo Andueza Palacio, pero eso fueron apenas cuatro años. Después, bajo el gobierno de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez también hubo una persecución sistemática contra la disidencia política y mecanismos diversos de censura previa y posterior intimidación. Después de la muerte de Gómez hubo un proceso de liberación política y volvió a restablecerse en Venezuela algún tipo de debate político. A pesar de eso, había persecución política”, explica.

Camero precisa que en la dictadura de Marcos Pérez Jiménez se alcanzó un punto máximo de persecución política y censura previa a los medios de comunicación.

“Por eso, si uno ve los periódicos de los años 50 no va a encontrar una noticia negativa, porque todo está censurado. Hoy vemos grupos perezjimenistas y no tienen ni idea de los que están hablando (…) no solo se ilegalizaron a los partidos políticos, se ilegalizan los sindicatos, se persigue la opinión disidente, a los intelectuales, toda una política de terror para evitar la creación de una esfera pública”, agrega.

La llegada del chavismo

El historiador acota que después del año 58 hubo una construcción progresiva de democracia, aunque con luces y sombra, porque hubo momentos de tensión, fueron 40 años de democracia con altibajos. Con el chavismo en el poder se revirtió esa aceptación de pluralismo y, por el contrario, aumentan los mecanismos de control y persecución política.

“Con el chavismo se van afinando mecanismos muchos más férreos de control y dominación contra las distintas formas de disidencia y se mezclan distintos métodos, porque no es solo la censura, sino también la presión para generar autocensura, para que la gente tenga miedo a escribir, a hablar, o cuando el gobierno presiona a un medio de comunicación o cuando el gobierno que tenía recursos en un momento dado, se propuso cambiar la estructura de propiedad de los medios de comunicación en el país. Y no solo fue la eliminación y expropiación de circuitos radiales, negarles el papel a la prensa, sino que aparte compraba medios por vía de intermediarios, y al comprarlos, la presión sobre los periodistas obstaculizaba la creación de una esfera pública”.

Afirma que en cada etapa del chavismo, el gobierno fue sufriendo una metamorfosis, en la que progresivamente va cerrando vías de comunicación y creando mecanismos legales para hacerlo, como la Ley Resorte.

– ¿Estamos regresando al perezjimenismo o estamos en una etapa peor?

– La perversidad del siglo XXI asume formas mucho más refinadas de acción, pero no por eso menos perversas o menos efectivas para que la gente se auto limite (…) están tratando de imponer su paz por encima de la diferencia, de la crítica, tratando de evitar cualquier testimonio crítico.

Si persigues a diputados que fueron electos por voto popular, les quitas la inmunidad parlamentaria, los mandas al exilio, pones a alcaldes presos, ¿qué quedará para la persona común?, si aparte logras establecer mecanismos de control por la comida, el miedo se incrusta en la misma comunidad.

Lo que estamos viendo con la Ley del Odio es otro pico de persecución y de cierre de espacios, están destruyendo la posibilidad de la existencia de un debate público y una esfera pública libre en Venezuela, y la han venido destruyendo a lo largo de estos 18 años (…) en el fondo lo que están destruyendo es la autonomía del venezolano.

“Cuando los historiadores del futuro revisen la prensa escrita en Venezuela de los últimos años, creo que van a tener una imagen bastante distorsionada d lo que está pasando en el país, porque habrán cosas que no van a aparecer”

– ¿Cuáles son los riesgos de esta etapa de censura y persecución a la disidencia?

– Cuando los historiadores del futuro, en 50 o 60 años, revisen la prensa escrita en Venezuela de los últimos años, creo que van a tener una imagen bastante distorsionada de lo que está pasando en el país, porque habrán cosas que no van a aparecer.

Ya periodistas han tenido que mudarse a espacios digitales, porque el espacio en impreso ha sido cercenado sistemáticamente (…) además, te van bloqueando financieramente el uso de la prensa, los periodistas están peor pagados, no tienen tiempo de especializarse en un tema, ¿cuánto tiempo pueden dedicar a la investigación?

– ¿Qué puede hacer la dirigencia política y los ciudadanos, según la experiencia histórica de Venezuela?

– Lo primero es no dejar de luchar en cada espacio que se presente. Cuando la dictadura de Pérez Jiménez, Acción Democrática fue ilegalizada, el Partido Comunista fue ilegalizado, la CTV fue ilegalizada, y URD y Copei siguieron funcionando en un ambiente de semilegalidad. La sociedad venezolana vio en esos partidos la posibilidad de seguir actuando, seguir trabajando en política.

Los espacios y la esfera pública que exista hay que defenderla, la construcción de una esfera pública hay que defenderla. Si te cierran una puerta, usted entra por la ventana.

Hay que defender la esfera pública, porque si la gente se deja ganar por la autocensura y escoge renunciar, ellos ya habrán ganado.

CORREO DEL CARONI

Comments

Dejar una respuesta