El dirigente político Antonio Ledezma, participó este miércoles en una rueda de prensa donde expresó su preocupación por el futuro de Venezuela, alegando que podría incrementarse la diáspora y el país podría convertirse en base de grupos delictivos.

“Se trata del modelo castrista de represión que se tiene en práctica tanto en las sufridas Nicaragua y Venezuela como en la sojuzgada isla. Nuestro país constituye una amenaza para la seguridad regional por encontrarse en manos de una narcotiranía”, afirmó el político.

Agregó que en Venezuela hay aproximadamente cinco millones de venezolanos que se han ido del país por la crisis que vive  en la actualidad. “Estamos hablando de gente que huye de la hambruna como consecuencia de que más del 92% de la población se encuentra en condiciones de pobreza; más del 89% carecen de ingresos para adquirir la canasta alimentaria y por eso tenemos un alto porcentaje de la población infantil entre cero y cinco años con severos síntomas de desnutrición”, detalló.

Por su parte, el dirigente de Voluntad Popular, Lester Toledo, continuó discerniendo que la situación económica del país recayó en una crisis que aborda muchos sectores como el de salud, donde no hay insumos para tratar epidemias que se había erradicado, además de aniquilar el sector económico con las empresas.

“Se presentan serios problemas de transporte, problemas de agua potable, problemas de corte de electricidad, y al lado de los problemas de alimentación y de salud, está el hecho lamentable de que Venezuela es el país más inseguro del mundo”, argumentó con respecto a la crisis venezolana.

Ledezma también denunció que los venezolanos en el aeropuerto de Madrid son devueltos a su país, a pesar de cumplir con los requisitos legales. José Manuel Guédez aclaró que retorna a un país humilla a quienes se van del país para buscar mejores oportunidades.

La reunión con los medios culminó con testimonios de Ledezma que solicitaba apoyo internacional. “La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Parlamento Europeo han definido la situación de los migrantes venezolanos como refugiados, y más recientemente lo hizo Human Rights Watch con su declaración del 3 de septiembre que exige a los gobiernos de América Latina y el mundo definir una política colectiva uniforme para la protección a la migración venezolana”, agregó.

Fuente: El Nacional

Comments

Dejar una respuesta