El Gobierno venezolano decidió este lunes acoger la propuesta presentada en enero por los mediadores internacionales para relanzar la mesa de diálogo con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), un proceso que se instaló formalmente el pasado 30 de octubre y que entró en fase de “revisión” en diciembre.

“Saludamos el documento que de forma activa, reflexiva y generosa han redactado las comisiones de diálogo, a los efectos de pasar ‘a una segunda fase del diálogo a partir del presente'”, dijo en rueda de prensa el alcalde caraqueño Jorge Rodríguez, jefe de la delegación oficialista en estos asuntos.

Rodríguez manifestó la disposición del Gobierno “para trabajar las propuestas esgrimidas en ese documento, siempre en el marco del respeto a la Constitución y de nuestras leyes”.

Aunque la MUD negó haber sostenido en los últimos días “contactos” con el Gobierno en el marco del diálogo, Rodríguez aseguró que estos acercamientos sí han ocurrido, e instó a los opositores a iniciar encuentros públicos debido a la “aceptación” que goza esta iniciativa.

El alcalde afirmó que el chavismo y la oposición han trabajado recientemente para levantar el estatus de desacato que el Supremo impuso al Parlamento, de mayoría opositora, y que el Gobierno espera la oferta de un préstamo que haría la institución Cáritas “a los efectos de adquirir medicinas” que escasean en el país.

“El Gobierno de la república bolivariana de Venezuela ha cumplido con todos los acuerdos”, agregó Rodríguez y acusó a la oposición de lo contrario.

La mesa de conversaciones venezolana es auspiciada por el Vaticano, la secretaría general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana), Martín Torrijos (Panamá) y el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

El plan de estos mediadores para relanzar las conversaciones insta a las partes, entre otros aspectos, a proponer “previo acuerdo de una plenaria conjunta, las posibles fechas para las elecciones de gobernadores y alcaldes que se efectuarán en 2017 y que, de ser así acordado, podrían celebrarse conjuntamente”.

La MUD, que se niega a retomar el diálogo hasta que el Gobierno “cumpla” los acuerdos, ha cuestionado dicha propuesta en tanto que el partido opositor Acción Democrática (AD) -uno de los de mayor peso de la coalición- ha asegurado que no suscribirá este documento porque no considera que se aporte algún tipo de solución.

EL TIEMPO

Comments

Dejar una respuesta