Si el dólar paralelo sube, como ha ocurrido en las últimas semanas, también lo harán los precios. La advertencia la hizo este miércoles el economista Francisco Ibarra Bravo, director de Econométrica.

En la medida que aumente el tipo de cambio paralelo los precios se elevarán, porque ese dólar “sí tiene una incidencia en lo que ocurre en los precios internos, a pesar de que el Gobierno se encarga todos los días de negarlo”, expuso Ibarra.

La empresa Econométrica, especializada en asesoría económica y financiera, realizó el foro Perspectivas 2017, en el cual se analizaron los escenarios para el próximo año. “La escopeta inflacionaria está cargada nuevamente, porque ha habido un salto importante en el tipo de cambio paralelo”, enfatizó el analista. “No creo que los precios se vayan a comportar de forma estable en los próximos meses”, auguró.

Los cuatro dólares…

Los cuatro desequilibrios de la economía, según Ibarra, son el tipo de cambio, el desbalance en el mercado de bienes y servicios, el déficit fiscal y el desequilibrio externo. Los cuatro “están afectando la actividad económica”, indicó.

En el país hay cuatro tipos de cambio: el oficial “para los amigos del Gobierno”, el Simadi para “los amigos que tengan suerte yendo a la banca”, un tipo de cambio paralelo y otro tipo de cambio paralelo-Cúcuta “que ha dominado en los últimos años”. Ese es “el mayor desequilibrio actual de la economía”, manifestó.

Hubo mucho aumento del dólar en el año 2015, que cedió algo en 2016, pero “se seguía depreciando con respecto al peso”.

El tipo de cambio paralelo “es tres veces el tipo máximo oficial”, lo que “vuelve a meterle presiones al sistema”. El Gobierno presiona al Banco Central de Venezuela para que continúe con el financiamiento del déficit fiscal, indicó.

Dólar a 926 bolívares

En Venezuela “ya hay unos rubros que se han ajustado al tipo de cambio paralelo”, como el equipamiento de las viviendas, licores y cigarrillos y transporte. Hay rezago, en cambio, en comunicaciones, educación y salud, comentó.

Según Ibarra, el tipo de cambio para el consumidor es 926 bolívares por dólar. “No puede haber ajuste cambiario, unificación cambiaria por debajo de este tipo de cambio”, estimó.

La escasez “ha mejorado en los últimos meses”, ligeramente, pero nadie sabe hacia dónde va en el corto plazo. El aumento del diferencial cambiario (la brecha entre el dólar oficial y los paralelos) puede llevar de nuevo a mayor escasez.

Déficit fiscal monstruoso

Ahora hay un déficit fiscal enorme, pero al contrario de lo que se piensa, “el chavismo no fue fiscalmente irresponsable todo el tiempo”, puntualizó el economista. Hasta el año 2004 “fue moderadamente responsable, comparado con los Gobiernos que hemos tenido en Venezuela. Hubo momentos, incluso, con superávit fiscal”, contrastó.

Pero a partir de la crisis económica mundial -años 2008/ 2009- comienza un déficit muy pronunciado, y ahora, con el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, “hemos tenido estos déficit monstruosos que tenemos, que son absolutamente insostenibles y que han desbocado estos demonios inflacionarios” que “vamos a seguir sintiendo”.

Plan de ajustes

Francisco Ibarra negó que el objetivo de un plan de ajustes sea dolarizar: “El objetivo de un plan de ajustes no es que ganemos en dólares”, sino “retomar la senda de crecimiento sostenible”, y para ello “hay que abatir la inflación”. El economista señaló que “ya se acabó la época de los pañitos calientes” y admitió que, como venezolano, estaría preocupado “si el Gobierno empieza a poner más pañitos calientes, porque los pañitos calientes van a terminar agravando la situación”.

En su criterio, el país “debe embraguetarse” y asumir un ajuste económico “como Dios manda”. Debe ser, añadió, “un plan creíble”, y por eso “es muy difícil que el Gobierno actual pueda llevar un plan de ajustes exitoso, porque sencillamente carece de todo tipo de credibilidad” para que cualquier propuesta llegue a feliz término.

Puso especial énfasis en un aspecto: cualquier plan necesitará de apoyo financiero de organismos internacionales. Recomendó al Gobierno (este o el que venga): “Trágate tu orgullo, por favor negocia y obtén el financiamiento para hacer un cambio que minimice el impacto negativo que va a tener un plan de ajustes sobre la población”.

Fuente: Contrapunto

Comments

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta