Los miembros de la “Revolución Bolivariana” siempre han llevado la bandera de la doble moral. Sus discursos hablan sobre el progreso, el crecimiento económico y la paz mientras llenan al país de miseria, crisis, hambre y sus bolsillos están repletos de dinero y buena vida a costa del Tesoro de la Nación que pertenece a cada uno de los venezolanos.

Un caso paradójico es el de Hermann Escarrá, uno de los constituyentes de la ANC fraudulenta de Nicolás Maduro, quien además fue sancionado recientemente por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, cuyos bienes y fondos en el país fueron congelados aunque él mismo haya asegurado que “nunca ha ejercido ningún cargo político”.

Sin embargo, en el 2007 Escarrá ofreció una entrevista a la televisora Falconia, en la que aseguró que “una nueva casta política y económica” se ha montado sobre la corrupción “y por eso uno los ve por ahí comprando casa en Miami, comprando casas en las principales urbanizaciones, los mejores y más importantes vehículos son los que ellos tienen”.

Pero con lo que no contaba era que sería captado en concesionarios en Miami, con lo que parecía la intención de comprar un vehículo Mercedes Benz último modelo, así como sus viajes en jets privados de organismos del Estado hacia Estados Unidos y sus propiedades lujosas en medio de una crisis humanitaria por la que atraviesa el país.

VAD

Comments

Dejar una respuesta