Once figuras representativas del chavismo en Venezuela han decidido distanciarse de las ideas y el gobierno del presidente Nicolás Maduro

Las rupturas en el chavismo son evidentes. Uno de los casos que más repercusión ha tenido en Venezuela y en la región lo protagonizó Luisa Ortega Díaz, exfiscal general de Venezuela, quien no soportó más los abusos del presidente Nicolás Maduro y denunció la “ruptura constitucional” que vive el vecino país, esto en 2017.

A finales de ese año, la exfiscal Ortega Díaz afirmó que: “se evidencian varias violaciones del orden constitucional y desconocimiento del modelo de Estado consagrado en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

Nicolás Maduro le respondió en su momento, en discurso emitido por el canal estatal VTV, que: “en Venezuela la única ruptura del orden constitucional la encabezó y la protagonizó la derecha fascista que controla la Asamblea Nacional, el 11, 12 y 13 de abril del año 2002, y la avaló el secretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos entonces”.

Tras levantar yagas en el gobierno venezolano, este tomó la decisión de destituir e inhabilitar a Ortega Díaz. Además, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le retiró la inmunidad parlamentaria a su esposo, el diputado oficialista Germán Ferrer; y fueron señalados de corrupción, medidas de opresión que se han repetido por parte del gobierno Maduro.

Además, Ortega Díaz y su esposo decidieron salir del país, desobedeciendo la prohibición de salida que también les impuso el gobierno venezolano. Llegaron a Colombia por Aruba, pasaron a Brasil y, desde tierras brasileñas, Ortega decidió contar todo lo que conocía sobre presuntos hechos de corrupción que comprometen a Maduro, entre ellos, los presuntos vínculos con la multinacional brasileña Odebrecht.
Los casos continúan

Rafael Ramírez, expresidente de la estatal petrolera PDVSA y exministro del petróleo, es otro de los personajes importantes del chavismo que no comulgó más con la forma en que Nicolás Maduro está llevando las riendas de Venezuela. Después de ser parte del círculo más cercano al fallecido presidente Hugo Chávez, y tras ser embajador en la ONU, Ramírez sentó su posición y chocó con el gobierno de Maduro tras varios pronunciamientos crítico contra su mandato, que estaban en la línea de lo que ha defendido la oposición de este país durante los últimos años en cuanto a violación de Derechos Humanos.

Leer más en: La Patilla

Comments

Dejar una respuesta