El Parlamento venezolano, controlado por los opositores al Gobierno, suspendió el derecho de palabra del diputado chavista Hugbel Roa por golpear con un micrófono al parlamentario opositor carabobeño Marco Bozo en medio de un debate.

La discusión se dio cuando los parlamentario debatían un acuerdo para celebrar la designación de monseñor Baltazar Porras, un eclesiástico crítico al Gobierno que preside Nicolás Maduro, como nuevo cardenal del papa Francisco.

Roa perdió el control y lanzó el micrófono directamente contra el diputado Bozo cuando este último cuestionaba los argumentos del diputado chavista para descalificar al recién designado cardenal en su intervención en el pleno.

El parlamentario oficialista acusaba a Porras de haber actuado en contra del también cardenal venezolano Jorge Urosa, también crítico del Gobierno, cuando en 2006 fue designado como purpurado de la Iglesia.

Según Roa cuando se produjo aquella designación, Porras “actuó de forma baja” pidiendo que se impidiera la designación de Urosa “por poseer conducta inapropiada”.

En ese momento, Bozo replicó desde su silla la intervención de su colega lo que desencadenó la reacción de Roa, quien inmediatamente le lanzó el micrófono pidiéndole que se callara.

“Te callas, te callas”, le gritó Roa antes de lanzarle el aparato a la cara al diputado opositor, un incidente que interrumpió la sesión por varios minutos mientras varios diputados intentaban contener a Roa.

“Reglamentariamente se le suspende el derecho de palabra al diputado Roa, basta de intolerancia”, indicó el vicepresidente de la Cámara, el también opositor Enrique Márquéz, quien recordó a los legisladores que el debate tenía por objeto celebrar el júbilo de los venezolanos por tal designación.

El acuerdo finalmente fue aprobado con el voto de los opositores que ocupan tres cuartas partes de los escaños de la Cámara.

EL CARABOBEÑO

Comments

Dejar una respuesta