Analistas señalan la posibilidad de que el sistema se use para emitir deuda.

Detrás del anuncio del presidente Nicolás Maduro de crear una criptomoneda, llamada petromoneda, está la posibilidad de emitir deuda para contrarrestar las sanciones estadounidenses, apuntaron  analistas.

El Ejecutivo nacional ha insistido que la emisión de una moneda virtual por parte del Banco Central de Venezuela es para sortear el un “bloqueo financiero”. “Por primera vez los venezolanos a partir de la emisión de esa moneda vamos a poder adquirir de manera tangible un poquito de petróleo, una gota o un barril”, argumentó Maduro.

Leonardo Buniak, planificador de riesgo, señaló que esto podría apuntar más a convertirse en un bono. “Considero que no se trata de una criptomoneda, esto es más parecido a la venta de un bono venezolano con el respaldo de las reservas petroleras, lo que, además,  no se puede hacer porque la Constitución lo prohibe ya que las reservas son enajenables”, explicó.

Mientras que César Aristimuño, director del portal Banca y Negocio, coincidió en que la idea central del Gobierno es emitir deuda para pagarles a los inversores. “El punto está en que los acreedores vayan aceptar criptomonedas en lugar de dólares porque el Gobierno alega que no le pagan producto de las sanciones”, puntualizó.

En el último mes, los tenedores de títulos de Pdvsa y soberanos han reclamado sus pagos, tanto de cupones y capital vencidos, y la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (Isda) declaró un “default”; a lo cual el Jefe de Estado y la empresa han respondido que cancelaron pero los bancos retrasan la operación.

En declaraciones recientes, Carlos Vargas, nombrado por Maduro como superintendente de criptomonedas,  sostuvo que el “petro” será un “criptoactivo”, finito. Esto, a juicio del economista Jean Paul Leidenz, de Ecoanalítica, abre las puertas a que efectivamente el Gobierno esté pensando en ofrecer un criptobono.

“Tendría que funcionar sobre otro blockchain, por ejemplo sobre ethereum, que es un blockchain bastante flexible pero, ¿quién lo compraría?, ¿con qué descuento se podrá comprar un bono a una República que está en ‘default’, que no será transado en los mercados internacionales ni garantizado por un sistema judicial confiable?”, precisó en entrevista con PANORAMA.

“Es muy difícil pensar que alguien quiera comprar ese criptobono a menos que su rendimiento sea demasiado elevado”, agrego.  Esta tesis gana terreno debido a que las criptomonedas “per se” son descentralizadas, no cuentan con la regulación de ninguna institución, ni respaldo; principales diferencias  entre la petromoneda y más de 300 criptodivisas.

El bitcoin, la más popular, creada en 2009, llegó a cotizar, basado en la oferta y la demanda, hasta 18 mil dólares y su adaptación como medio de pago ya se comienza a ver en el mundo y como moneda de reserva. Mientras que el ethereum, otra denominación, es usada en acuerdos de contratos inteligentes.

Los analistas advierten que si el Gobierno quiere lograr la aceptación de su moneda virtual, tendrá que generar un grado de credibilidad más amplio.  Leidenz aclaró: “La idea del ‘petro’  es interesante pero siempre que exista un ajuste macroeconómico”.

Eddy Aguirre, director de la escuela de Economía de LUZ, subrayó que el “sucre” tiene mayor solidez; no obstante, reconoció que Venezuela no se pliega totalmente a su uso, para prescindir del dólar, debido a la poca actividad comercial con naciones del Alba.

Un factor adicional a la emisión del ‘petro’ será el papel del Observatorio de Blockchain, instalado el  12-D, ya que autoridades plantean que supervisará la actividad de las criptomonedas; sin embargo, el anonimato en las transacciones funge como uno de los atractivos de los cientos de monedas creadas.

 

Comments

Dejar una respuesta