A cashier counts Venezuelan bolivar notes in a state-run supermarket in Caracas January 9, 2015. Lines swelled at Venezuelan supermarkets on Friday with shoppers queuing up by the hundreds to seek products ranging from chicken to laundry detergent, as a holiday slowdown in deliveries sharpened the OPEC nation's nagging product shortages. Queues snaked around the block at grocery stores and pharmacies around the country, with consumers in some cases gathering before dawn under the gaze of national guard troops posted to maintain order. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins (VENEZUELA - Tags: BUSINESS POLITICS)

Ayer en una carnicería que está ubicada en el este de Caracas, el cajero se quejó y frunció el ceño cuando una clienta le extendió un billete de 20.000 bolívares para pagar medio kilo de carne que costaba 4.780 bolívares.
“Qué problema, espérate para ver si tengo suficiente para darte el vuelto”. Entró a una oficina y regresó con 2 pacas de billetes de 50 y 100 bolívares, y expresó: “Disculpe pero no me alcanza”.
Otra compradora, que se encontraba en el establecimiento, contó que en la mañana en una cafetería tampoco le querían recibir un billete de 20.000 bolívares porque no disponían de suficiente dinero para darle el cambio por la compra de un pastelito y un café grande.
“He recibido muy pocos billetes nuevos y en su mayoría han sido de 500 bolívares. Cuando lleguen los de 20.000 ya veremos porque el efectivo también está escaso. Por ahora la gente paga más con tarjeta de débito o crédito”, dijo el gerente de un supermercado en la avenida principal de Los Ruices.
“El gobierno se quedó corto con los nuevos billetes, tenían que ser de 20.000 bolívares para arriba para poder cubrir los precios de la comida. Un kilo de queso duro blanco está en 9.000, el de Palmizulia en 12.000 y el jamón de espalda en 17.000 bolívares”, afirmó Diana Morales, ama de casa, que estaba en la fila para cancelar su compra en el supermercado.
Detrás de ella, Fernando López, TSU en Administración, mostró un billete de 5.000 bolívares y aseveró no le alcanzaría para pagar el kilo de arroz que llevaba, pues costaba 6.400 bolívares.
Llegaron más . Jose Khan, vicepresidente del Banco Central de Venezuela, señaló que ayer llegaron 44 toneladas de billetes de denominaciones de 5.000 y 10.000 bolívares, lo que representaría la octava entrega de billetes del nuevo cono monetario que comenzó a circular el lunes en el país. El cargamento está constituido por 13 millones de piezas de billetes de 10.000 bolívares, equivalentes a 130 millones de bolívares; y 18,5 millones de piezas de 5.000 bolívares que representan 92.500 millones de bolívares.
El funcionario indicó que están previstas otras 3 entregas de 5.000 bolívares para el 24 de enero, 3 de febrero y otra para mediados de abril. Igualmente, arribarán 4 entregas de billetes de 10.000 bolívares para el 10 de febrero, 2 para el 17 y el 24 de ese mismo mes, y el último para mediados de abril.
Fuentes vinculadas al sistema financiero dijeron que desconocen cuando el Banco Central les entregará las piezas monetarias que llegaron al país ayer. “El instituto emisor maneja el cronograma de distribución de los nuevos billetes y monedas de manera confidencial. Con los billetes de 500, 5.000 y 20.000 bolívares nos avisaron un día antes que fueran a retirarlos”, dijo una de las fuentes.

El dato
La Casa de la Moneda, en el estado Aragua, ha troquelado 23 millones de nuevas piezas de 10, 50 y 100 bolívares de la nueva familia monetaria venezolana, informó el vicepresidente del BCV, José Khan.
El funcionario añadió que ayer recibieron 80 toneladas de discos metálicos sin labrado para la elaboración de las monedas de 10 y 100 bolívares, 2 de las 3 que forman el grupo de monedas.

EL NACIONAL

Comments

20 COMENTARIOS

Dejar una respuesta