El alza que ha tenido el dólar paralelo este mes ha superado cualquier previsión. Solo entre el 31 de octubre y ayer la variación de la tasa de cambio fue de 71,7%, mientras que la depreciación del bolívar fue de 41,7%.

El principal marcador del mercado indica que esta semana el paralelo rompió otra barrera. Ahora para comprar un dólar negro se deben entregar más de 4 billetes de 20.000 bolívares.

La depreciación del bolívar se hace más evidente si se toma en consideración el precio que tenía la divisa a inicios de este año. En enero para comprar un dólar había que entregar menos de un billete de 5.000 bolívares.

Para el economista Jean Paul Leidenz, de la firma Ecoanalítica, el paralelo sigue en alza principalmente por dos razones: en primer lugar porque el gobierno ha aumentado mucho la base monetaria y los agregados monetarios, y en segundo lugar porque las personas cada vez confían menos en los bolívares.

“Hace dos semanas la base monetaria tuvo un crecimiento de 19%. Que haya ese incremento en tan solo cinco días hábiles es una barbaridad”, afirmó.

Leidenz aseguró que el gobierno ha estado aumentando la base monetaria para tener con qué pagar los últimos bonos que ha ofrecido. A comienzos de este mes se incrementaron el salario mínimo, las pensiones y las tarjetas Hogares de la Patria. Además, se aprobó la entrega de un bono navideño de 500.000 bolívares a más de 4 millones de familias.

El economista agregó que las autoridades también han incrementado la liquidez para poder pagarles a los proveedores de Petróleos de Venezuela. Estas empresas tan pronto reciben los bolívares se van al mercado paralelo para cambiarlos por dólares, lo que presiona al precio.

“Además, estamos en un escenario en el que la gente no quiere quedarse con los bolívares, prefiere gastarlos. Dependiendo de la cantidad de dinero que poseen, algunas personas optan por comprar bienes de consumo, otras adquieren divisas”, dijo.

Sin techo. Leidenz aseguró que dado el contexto económico y político del país, lo que se puede esperar para los próximos meses es un dólar paralelo más y más alto.

“El próximo 10 de diciembre son las elecciones municipales y prevemos que el primer trimestre del año que viene habrá otro proceso electoral. Están dados los motivos para que el gobierno decida seguir incrementando el gasto público y aumente el dólar paralelo”, indicó.

Insistió en que mientras no haya cambios en la política económica, en el ámbito monetario, fiscal y cambiario, el paralelo no tendrá freno. “La población apenas está empezando a vivir las consecuencias de una hiperinflación. Es importante que se recuerde que este es un proceso explosivo; por tanto, hay que quitarse la idea de que en este contexto el dólar paralelo va a bajar o tendrá un techo”, advirtió.


La cifra

4 meses han transcurrido desde la última vez que el BCV convocó una subasta del Dicom. Ante la ausencia de divisas oficiales, cada vez más personas naturales y jurídicas deben acudir al mercado negro.

Comments

Dejar una respuesta