Anthony Scaramucci, administrador de la empresa de fondos de cobertura SkyBridge Capital y financista republicano de la campaña del presidente Donald Trump, dijo en una entrevista el viernes que no conoce la identidad de los inversionistas de RON y que se basó, como es habitual, en los gerentes de RON para examinarlos. Portavoces de su firma, que maneja $12.000 millones en activos, y de RON declinaron decir quiénes son los inversionistas, reseña Bloomberg.

Scaramucci está recibiendo un buen precio en comparación con transacciones similares, dicen analistas. RON se asoció con otro comprador, una subsidiaria del conglomerado chino HNA Group Co., para adquirir la mayor parte de SkyBridge en un acuerdo que la administradora de activos valora en $180 millones, según personas con conocimiento del caso que pidieron no ser identificadas porque no están autorizadas para discutir los términos. Scaramucci dijo que el precio es justo y que rechazó ofertas más altas.

Las revelaciones de valores y los informes corporativos identifican al hombre detrás de algunas de las tenencias de RON: Danilo Díaz Granados Manglano, un banquero de 52 años conocido por sus estrechos vínculos con la administración de Hugo Chávez. A partir del año pasado, Díaz Granados poseía hasta 10% de SkyBridge a través de un vehículo de inversión de RON constituido en la isla de Jersey, en el Canal de la Mancha.

Díaz Granados no forma parte del actual grupo de compradores y ya ha perdido su participación en SkyBridge, dijo su abogado, Gregory Craig, en una entrevista. Se negó a comentar más sobre la transacción.

Los documentos presentados en Jersey el año pasado muestran que 85% de la entidad RON que tenía la participación de SkyBridge, conocida como RON Transatlantic Offshore Ltd., era propiedad de una compañía de las Islas Vírgenes Británicas que a su vez estaba controlada por Díaz Granados. Otra compañía de Jersey, RON Transatlantic Brewery Services Ltd., poseía 82% del fondo de inversión de Díaz Granados. Y otras dos compañías de RON presentaron información en Washington que identificaba a sus “gobernadores” como Díaz Granados, Roccia y Abel Navarro Homet, quienes dan una dirección en Madrid.

El hijo de Díaz Granados, Francisco, trabaja en SkyBridge como un asociado, según un documento presentado ante la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera.

Díaz Granados fue una vez un destacado corredor en Venezuela con una reputación vinculada al gobierno de Chávez y por asesorarlo en transacciones financieras.

En un cable confidencial de 2006 del Departamento de Estado, Kevin Whitaker, un destacado diplomático estadounidense en Venezuela, describió a Díaz Granados como “el intermediario” entre el gobierno de Chávez y las instituciones financieras para manejar “actividades fuera de los libros”. El Departamento de Estado se negó a hacer comentarios, al igual que el abogado de Díaz Granados.

“Se presenta al sector privado como el hombre con los contactos necesarios dentro del gobierno para hacer negocios financieros”, dijo Francisco Faraco, que ha trabajado como analista financiero en Caracas durante décadas.

En un momento bajo el régimen de Chávez, las participaciones de Díaz Granados incluyeron 300 millones de dólares en activos, incluyendo una empresa de transporte de basura con contratos gubernamentales, una mina de diamantes, dos compañías de seguros y participaciones en periódicos.

Díaz Granados abandonó el país en 2008 debido a la violencia en Venezuela, dijo al diario El Mundo en 2010. En la entrevista, El Mundo le pidió a Díaz Granados que respondiera a los críticos que lo calificaron de “boliburgués” – miembro de un grupo de empresarios que prosperaron bajo el régimen de Chávez aprovechando las conexiones gubernamentales.

“Cada persona que ha ganado dinero en los últimos 10 años es o chavista o un ladrón”, dijo. “Esa es la mentalidad en Venezuela”.

“No tengo relaciones comerciales, financieras o políticas o personales con el gobierno de Maduro”, le aseguró a Bloomberg en un correo electrónico enviado el pasado viernes.

ELESTIMULO.COM

Comments

Dejar una respuesta