Parientes de 11 de las 18 personas, entre ellas una mujer, que resultaron muertas en un presunto enfrentamiento con funcionarios del Ejército pidieron al gobierno que se investiguen los hechos, según información difundida por la agencia Reuters. El suceso se presentó el sábado 10 en la mina Cicapara en Guasipati, estado Bolívar, a 825 kilómetros de Caracas.

“Le pedimos al presidente Nicolás Maduro que por favor coordine, hable con los generales, que investigue bien lo sucedió”, indicó Mixae Vera, hermana de Geovany Vera, de 34 años de edad, uno de los asesinados.

Vera indicó: “Lo ocurrido prácticamente fue una masacre porque allá mataron a gente inocente. Las víctimas estaban en la zona buscando el pan de cada día”. Agregó que haciendo eso consiguieron la muerte y que era la primera vez que entraba a ese sector. El diputado de la AN por esa entidad, Américo De Grazia, dijo a Reuter que habían sido entregados por lo menos 11 cadáveres.

De acuerdo con la versión suministrada por los parientes de las víctimas al parlamentario el pasado lunes, los masacrados presentaban fracturas de piernas y brazos, además de quemaduras con gasolina y disparos en la cara. No obstante, las actas de defunción no registran esas lesiones.

La única mujer entre el grupo tiene un disparo en cada seno, uno en la cabeza y otro en la cara. “Es lo que nos dicen los familiares y eso no lo dice el informe del acta de defunción”, expresó el parlamentario.

De Grazia explicó que las muertes obedecen al tráfico de oro y a cómo una élite corrupta, asociada a élites militares, extrae, contrabandea y opera en función del oro, diamante y cualquier otro tipo de mineral. “Y para eso hay que matar, matan, como lo han hecho antes”, explicó.

EL NACIONAL

Comments

Dejar una respuesta