Desde la avenida Bolívar, donde encabezó los actos del 1º de mayo, el jefe de Estado dijo dar luz verde a la medida para combatir “el ataque especulativo de ladrones, miserables y criminales”.

Al recordar que este domingo anunció un alza del salario mínimo de 60%, un aumento de la base de cálculo del bono alimentación de 12 a 15 unidades tributarias, un bono adicional de 30% para pensionados y un ajuste en las tablas salariales de la administración pública, “como ya es práctica de la revolución, tenemos que seguir batallando para consolidar los CLAP y vencer la guerra de precios que han impuesto al pueblo como parte de la guerra económica, para que llegue el día en que le caigamos encima y controlemos definitivamente el ataque de los especuladores”.

“Para hacerlo necesito el apoyo de ustedes en las calles”, dijo al referirme a la multitud que lo acompañaba en la céntrica avenida caraqueña, mientras en otras zonas de la ciudad la Policía Nacional y la Guardia Nacional Bolivariana reprimían las protestas que buscaban presionar elecciones regionales y la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, que dieron un autogolpe la última semana de marzo.

Seguidamente dijo: “Congelar los precios, pero con la gente en la calle… aprobado… necesitamos constituir un poder superior para derrotar todos los caminos y vericuetos que le impone al pueblo sus esquemas de guerra económica y lograr que los bienes y servicios fundamentales para la familia lleguen al pueblo a través de los CLAP”.

Ante la solicitud de los presentes al acto de los trabajadores que pedían congelar los precios, el mandatario nacional respondió con su acostumbrado ¡Aprobado!

Sostuvo que “mientras llegamos al objetivo final de gobernar la economía completa en todas su fases (…) tenemos que defender el empleo, el salario, el cesta ticket, las pensiones… para estar claro, porque puede que no estén de acuerdo con el salario… tengo que exigirles… ¡a la calle carajo!, a controlar los precios… a los especuladores de la clase obrera”.

Venezuela padece la inflación más alta del mundo que el Banco Central de Venezuela insiste en ocultar y que de acuerdo con estimaciones de consultoras privadas se ubicó alrededor de 500% durante 2016.

Maduro dijo que trabajará en un sistema social de misiones para la protección de todo el pueblo. “El carnet de la patria en la fábrica, en el liceo, en la calle”, aseguró.

También aumentó el monto de la tarjeta de los hogares de la patria, que pasó de Bs 50.000 a Bs 70.000 mensuales, y dijo que la semana próxima el gobierno llegará a un millón de hogares de la patria.

EL ESTIMULO

Comments

Dejar una respuesta