Pasajeros de aviones, sobre todo aquellos que viajan con frecuencia o realizan viajes largos, enfrentan un riesgo cada vez mayor de quedar expuestos a la radiación de partículas del espacio y según un estudio el peligro aumentará en los próximos años.

Los pasajeros de avión, especialmente quienes viajan con frecuencia o realizan viajes largos, enfrentan un riesgo cada vez mayor de quedar expuestos a la radiación de partículas del espacio, y ese peligro aumentará en los próximos años, según un estudio difundido hoy.

Una investigación de la Universidad de Colorado en Boulder (EEUU) revela que la exposición a la radiación espacial, casi inevitable en viajes que sobrevuelan los polos, equivale a la que se recibe cuando una persona se toma una placa de rayos X del tórax.

La autora del estudio, Delores Knipp, indica que, además de los riesgos y molestias propios de viajar en avión, desde terrorismo hasta ser sacado de la aeronave a la fuerza, los pasajeros ahora deberán preocuparse de que la radiación proveniente del espacio no modifique su ADN ni altere el funcionamiento de sus células.

Y durante la próxima década, cuando se anticipa que disminuirá la actividad solar, el problema aumentará, debido a que, por esa razón, más partículas del espacio llegarán a la tierra sin ser desviadas por el sol o por el viento solar, señala el estudio.

Los pilotos de aerolíneas estadounidenses “están lo suficientemente preocupados como para asistir a conferencias (sobre el clima espacial) porque conocen las investigaciones más recientes sobre radiación en aviación”, afirma Knipp en su estudio.

GLOBOVISION

Comments

Dejar una respuesta