Foto: Guillermo Suárez. Caraota Digital

El Guaire, un río que recibe las aguas negras de Caracas, se ha ligado a la vida de muchos caraqueños.

El portal argentino Infobae realizó un trabajo especial sobre la miseria, la desidia y el olvido de los caraqueños que viven en las riberas del emblemático río que recorre la capital venezolana de tramo a tramo, que quedó como la promesa incumplida del expresidente Hugo Chávez de sanearlo para los capitalinos.

Wilmer Pérez de 33 años, es un venezolano que vive con su mujer, María y su niño de dos años, su hermana con el esposo y dos sobrinas pequeñas a la orilla del río, viene de un pasado delictivo, que quiere dejar atrás. “Yo vendo chucherías, refrescos. Ese es mi trabajo, para para no robar. Yo vengo de ese mundo y no quisiera estar más allí (…) a fuerza de voluntad”, reseñó el portal.

Como la mayoría de los venezolanos es víctima de la escasez de alimentos, por lo que tiene sembradas a la orilla matas de lechosa, chayotas, aguacate, plátano y quinchonchos. “Espero en un futuro más adelante depender de mi conuco”.

El bebé, de dos años, parece de menor edad. Su abdomen está hinchado como síntoma de desnutrición y tiene diarrea desde hace tres días, pero María, la madre, no lo ha llevado a ningún centro hospitalario porque asegura “no tienen remedios ni nada para darle”.

Muchos venezolanos que no tienen otra opción han encontrado cobijo en las orillas de El Guaire. Moisés Longa de 23 años y su mujer, una niña de 15, viven a los pies de una de las vigas de la autopista Francisco Fajardo. “Conocí a mi mamá a los 18 años. Me crie con pastores evangélicos hasta que fui agarrando la calle y me alejé de ellos”.

“Me gustaría tener algo mejor, un hogar. Algo donde yo me sienta tranquilo con mi familia. La gente me dice que busque algo mejor, pero yo no sé qué es ese algo mejor”, afirmó.

También, hay algunos que se aventuran a sumergirse en las aguas del río, para intentar encontrar objetos de valor. Pero Shaggy de 40 años de edad y otro residente de El Guaire, asegura que la técnica no es efectiva. “No sacan oro, lo que sacan es pura basura, eso es una maldad. ¡Míralos allá fajados! Para ellos es un rebusque, como un trabajo. Son los garimpeiros del Guaire”.

Comments

Dejar una respuesta